27 de mayo
Miércoles
Lluvioso
19°
25°
Jueves
Lluvioso
17°
25°
Viernes
Cubierto
13°
24°
Sábado
Parcialmente nublado
10°
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 13 de febrero de 2017, 08:12

Wilders promete prohibir "los templos nazis" del islam en Holanda

La Haya, 13 feb (EFE).- El líder de la ultraderecha holandesa, Geert Wilders, dijo en una entrevista televisiva que las mezquitas son "templos nazis" y prometió clausurarlas tras las elecciones del próximo 15 de marzo, según publican hoy los medios neerlandeses.

"Recuperaremos los Países Bajos. Cerraremos las fronteras y pondremos fin a todo el dinero que damos a los países extranjeros", prometió el líder del Partido de la Libertad (PVV), en referencia a Bélgica, Grecia, "África y los solicitantes de asilo", según señaló.

Consideró que el islam es "peor que el nazismo" e insistió en que prohibirá el Corán, que compara con el "Mein Kampf", de Adolf Hitler.

"No vamos a ir casa por casa recogiendo los libros del Corán, por supuesto que no", dijo Wilders, quien admitió que "la gente se lo podrá descargar de internet".

El político prometió cerrar todas las mezquitas y poner fin a la "inmigración masiva de los musulmanes" hacia Holanda.

En cuanto a la negativa de sus rivales políticos a incluirle en una posible coalición de Gobierno después de las elecciones, Wilders advirtió de que "no les quedará más remedio que negociar" con su partido.

"No se puede ignorar la voluntad de 2,5 millones de personas. Eso sería muy imprudente", recordó.

El primer ministro holandés, Mark Rutte, respondió a través de la red social Twitter y afirmó que hay un "cero por ciento de probabilidad" de que él forme Gobierno con el PVV.

Otros, como el Partido Socialista, los democristianos, los laboristas o los verdes también le dieron la espalda a Wilders.

Según varias encuestas de intención de voto publicadas este fin de semana, el PVV sigue siendo el partido con más apoyos, seguido del Partido Popular y Democrático (VVD, liberal) de Rutte, aunque la victoria no le otorgaría una mayoría absoluta a Wilders para que pueda gobernar.

Wilders aseguró que habrá "una revuelta" si le marginan del Ejecutivo.