4 de diciembre
Domingo
Mayormente despejado
19°
30°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 16 de julio de 2016, 01:00

Vivos, agarrados de las manos de los muertos en plena calle

Los vivos no querían soltarles las manos. Sabían que estaban muertos pero se agarraban desconsoladamente a ellos tras la masacre.

Horas después del inenarrable horror sufrido por las familias que se congregaron para ver los fuegos artificiales de la fiesta nacional francesa en el paseo de los Ingleses de Niza, los cadáveres yacían en el mismo lugar donde cayeron tras ser arrollados por un camión. Muchas personas estaban sentadas junto a los cuerpos, a veces solas, otras en pequeños grupos de familiares y amigos. Algunos recibían gestos de consuelo de desconocidos. Y una víctima, una niña que como a otros muchos se le permitió trasnochar para asistir al espectáculo, yacía sobre el asfalto con una muñeca a su lado. “Uno querría pensar que estando allí se podría hacer algo para ayudar”, dijo el actor Tarubi Wahid Mosta, que trató de echar una mano. “Pero éramos inútiles”. Mucho después del amanecer, los muertos seguían esparcidos por el paseo marítimo debajo de sábanas blancas y azules. “Todas estas familias que ya pasaron mucho tiempo a su lado probablemente –dado el horrible número de muertos– permanecerán horas en el suelo agarrados a las frías manos de cuerpos desmembrados por el camión. No se puede hablar con ellos o reconfortarlos”, escribió. afp