19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
14°
30°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Parcialmente nublado
10°
22°
Martes
Despejado
17°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 24 de marzo de 2017, 05:50

Vietnam, el país comunista donde los multimillonarios se multiplican

Ho Chi Minh (Vietnam), 24 mar (EFE).- Vietnam, uno de los últimos estados comunistas, es el país donde el número de multimillonarios crece a mayor velocidad en el mundo, según un estudio de la consultora inmobiliaria británica Knight Frank, mientras la brecha entre ricos y pobres se agranda.

El informe indica que 200 vietnamitas ostentan el estatus de ultrarricos (con un patrimonio superior a los 30 millones de dólares), cuatro veces más que en 2006, cuando solo eran 50 los que pertenecían a este selecto club.

Knight Frank estima que el impresionante aumento de ultrarricos en Asia se verá reforzado por "tasas de crecimiento estelares en países como Vietnam, donde se prevé que este sector de la población suba un 170 por ciento en la próxima década hasta los 540, el aumento más rápido del mundo".

La consultora prevé que de aquí a 2026 también se siga agrandando en el país asiático la cantidad de fortunas de más de diez millones de dólares (de los 610 actuales a 1.650) y de un millón de dólares (de 14.300 a 38.600).

Andrew Amoils, uno de los investigadores del estudio, pronostica que el número de millonarios en Vietnam se incremente impulsado por "un crecimiento fuerte en los sectores de sanidad, las manufacturas y los servicios financieros".

Pero este florecimiento de grandes fortunas ha ido acompañado de una creciente desigualdad de la que llevan algunos años advirtiendo analistas e instituciones como el Banco Mundial (BM), el Banco Asiático de Desarrollo (BAD) y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Un informe del Banco Mundial califica de "preocupante" la desigualdad creciente en Vietnam.

"Es un reflejo -añade- de las diferencias sustanciales en condiciones económicas por geografía y grupo étnico. También muestran la brecha entre los muy ricos y la mayoría de los vietnamitas, y la apreciable desigualdad de oportunidades".

Vietnam, que al terminar la guerra entre el Norte y el Sur en 1975 tenía una tasa de pobreza del 70 por ciento, logró reducirla al 58 por ciento en 1992, al 32 por ciento en el año 2000 y bajarla hasta el 13 por ciento actual, pero en los últimos años el crecimiento beneficia más a los ricos.

Si las diferencias son más acuciantes entre las zonas rurales y las ciudades, es en estas últimas donde la desigualdad resulta más sangrante, según explicaba en un artículo de 2014 el analista Gabriel Demombynes.

"Los vietnamitas rurales tienen menos posibilidades de ver la desigualdad como un problema, ya que imaginan una diferencia muy pequeña entre ricos y pobres. Al contrario, los residentes urbanos ven diferencias mucho más importantes y les preocupa mucho más. Tres de cada cuatro habitantes de ciudades creen que es un problema", afirmaba.

En la misma línea, un informe publicado en enero por la ONG Oxfam advertía de que la desigualdad económica se ve reforzada por la diferencia de oportunidades según la clase social.

"La creciente desigualdad está amenazando décadas de progreso", avisaba.

El estudio sostiene que las 210 personas más ricas de Vietnam ganan lo suficiente como para sacar de la pobreza y extrema pobreza a 3,2 millones de vietnamitas.

"Los ingresos netos por hogar han aumentado en los últimos años, pero el ritmo ha sido más rápido entre los más ricos. Los expertos han elogiado el éxito de Vietnam en la reducción de la pobreza, pero no debería dormirse en sus laureles", alertó en un artículo en la prensa local la directora de Oxfam en Vietnam Babeth Ngoc Han.

El propio secretario general del Partido Comunista, Nguyen Phu Trong, ha reconocido en varias ocasiones que las diferencias sociales se agrandan mientras muchos miembros del partido llevan un estilo de vida lujoso.

Para ponerle remedio, Oxfam considera necesario atajar la corrupción institucional, mejorar el acceso de los pobres a servicios públicos y reformar el sistema fiscal en favor de los más desfavorecidos.

Eric San Juan