16 de agosto
Miércoles
Mayormente nublado
13°
27°
Jueves
Despejado
16°
27°
Viernes
Parcialmente nublado
19°
28°
Sábado
Tormentas
16°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Interior
viernes 11 de agosto de 2017, 01:00

Vientos huracanados vuelven a azotar a Misiones causando grandes destrozos

El Sur del país fue nuevamente golpeado por la furia de la naturaleza, esta vez con lluvias y fuertes vientos, que a su paso destecharon viviendas, echaron árboles e incluso se cobraron la vida de pollitos.

Mariela Rivarola y Vanessa Rodríguez

MISIONES

El barrio San Pedro de San Patricio, Misiones, y la compañía Santa Teresa, de Santa Rosa, Misiones, fueron los más afectados por el extraño fenómeno que a su paso dañó a unas 20 viviendas, que resultaron destechadas en minutos, según el relato de los pobladores de la zona.

"Yo vivo en el barrio San Pedro, de San Patricio; allí mi casa y las de mis vecinos fueron destechadas, al igual que las casas de los pobladores de la compañía Santa Teresa. 20 viviendas fueron afectadas según lo contabilizado por los vecinos", expresó Claudio Griffith, uno de los perjudicados por el extraño temporal.

"Aparte de las viviendas destechadas, también se cayeron varios árboles; fue como un viento tipo huracanado. Lo que más se van a necesitar son chapas y tejas para los pobladores afectados", expresó Griffith.

Según relato de los vecinos, el temporal ocurrió pasada las 9.00 de la mañana y se extendió por 10 minutos. Los pobladores se encuentran cortando con motosierras los árboles caídos para despejar las áreas.

Tarde. Por otro lado, cerca de las 15.30, todo el departamento se oscureció nuevamente, esta vez aproximadamente por una hora, para luego comenzar con la torrencial lluvia acompañada de un fuerte viento.

Durante la tormenta se registraron caídas de árboles e incluso el fuerte viento hizo volar el techo del galpón donde estaban varias maquinarias de uno de los silos que se encuentra en la entrada misma de San Ignacio.

En el asentamiento Che Jazmín, de San Ignacio, también cayeron árboles y columnas. Las familias fueron afectadas en su agricultura, pues las plantaciones de maíz y mandioca se perdieron.

Otras perdieron sus animales menores, como pollitos.

En la zona de Ayolas y Yabebyry también se registraron caídas de árboles y copiosa lluvia, lo que empeora aún más la situación de las personas afectadas por la crecida del río. La localidad comienza a aislarle nuevamente, dejando en pésimas condiciones el camino e inundando el puente de acceso a la ciudad.

Villa Florida. La ciudad más golpeada de todo el departamento fue Villa Florida, donde varias viviendas y dos colegios fueron destechados por el fuerte viento. Allí, unas diez viviendas populares –de las dieciocho que se habían construido por la Senavitat y fueron inauguradas hace como cinco meses– fueron afectadas en la parte del techo.

También el corredor del colegio técnico florideño y parte del techo de la escuela se vinieron abajo. Algunos docentes, que tienen sus viviendas cercanas a las escuelas, salvaron los libros y materiales didácticos, que se encontraban en las salas que fueron dañadas en sus techos.

Sin luz. Así como los árboles, varias columnas fueron arrancados de raíz y la mayor parte de la ciudad estaba sin energía eléctrica hasta el cierre de esta edición.

Hasta el momento no se tienen datos exactos de cuántas viviendas fueron afectadas en todo el departamento.