9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 3 de julio de 2016, 14:43

Vêtements remueve los esquemas de la moda en la Alta Costura de París

París, 3 jul (EFE).- La inauguración de la Alta Costura en París tuvo hoy un peculiar comienzo entre los pasillos de las históricas Galerías La Fayette, donde la firma Vetêments decidió adelantarse al ya veloz calendario de tendencias para presentar su colección primavera-verano 2017 y confirmar que el "feísmo" está de moda.

La marca, fundada en 2014 por un equipo de diseñadores procedentes del taller de Maison Martin Margiela, se ha hecho un nombre gracias a la recuperación de famosos iconos y logos populares de marcas que precisamente hoy colaboraron con ellos en este desfile, como Reebok, Champion o Eastpak, entre otras.

Ahora, invitada del selecto club de Alta Costura que conforman 13 históricas "maisons", Vetêments, en su afán por volver a la moda de la juventud de sus creadores, recuperó tendencias que en su día fueron cuestionadas como la combinación de chándal y tacones, además de sus tradicionales capuchas que nunca fallan.

Tampoco faltaron las siluetas "oversize" en finos trajes de sastrería, mayoritariamente en tonos grises combinados con camisa azul, también de formas excesivamente anchas.

Los logos se mantuvieron más discretos que en las últimas colecciones aunque los escudos de Reebok o Eastpak se dejaron ver en cazadoras y bolsos de lona con cadenas, una extraña mezcla para la noche que propuso Vetêments.

La pieza estrella de la pasarela fueron las botas en piel -sí, para verano-, que se llevaron a la altura del muslo, aún más altas que las apreciadas botas de mosquetero, una tendencia de invierno, y en llamativos colores como azul, amarillo o morado.

Vetêments -cuya fama se ha asentado con la reciente celebridad de uno de sus creadores, Demna Gvasalia, que se ocupa desde octubre de 2015 de la dirección artística de Balenciaga- sigue en su peculiar búsqueda de la estética que se aleja de los altos estándares que proponen sus competidores, y precisamente en eso está su éxito.

El nombre de la marca, que se traduce sencillamente como "ropa", es la prueba más certera de este intento de desacralización del lujo y sacralización de lo cotidiano, como la famosa camiseta de la compañía de mensajería DHL que ahora venden a 300 dólares (unos 269 euros), una de sus prendas estrella.

Siguiendo este esquema, puede que la sudadera de "souvenir" de Amberes -ciudad de Bélgica en la que los diseñadores realizaron sus estudios- que hoy sacaron a la pasarela, se convierta en la próxima prenda "it" de la marca. Eso sí, en Amberes la encontrará por menos de 30 euros.

Con su exploración en un feísmo "cool", Vetêments no es sino la esencia de la moda: ¿quién dice qué es feo y qué es bonito?

Otro invitado a esta primera jornada de la Semana de la Alta Costura, donde se presentan las colecciones de otoño-invierno 2016/2017, fue el japonés Yuima Nakazato.

Una colección futurista con una marcada apuesta por la artesanía y la innovación en los tejidos que combinaron diseños gráficos e impresiones en 3D.

"Quería hablar sobre el futuro de la moda y las posibilidades de la costura donde todas las piezas son únicas están conectadas entre sí", confió el diseñador a Efe tras el desfile.

Muchos de los vestidos, con formas voluminosas y tejidos brillantes, llevaban como accesorios largos brazos de plástico dando un aire alienígena a la colección.

"En el futuro incluso el cuerpo humano será capaz de cambiar las formas o la piel. Los brazos cambian de forma y de color así que la moda y el cuerpo son capaces al final de cambiar por la tecnología", añadió Nakazato.

El joven japonés se mostró "feliz" por este nuevo gran reto que supuso participar en los desfiles de Alta Costura en los que exploró las posibilidades de la técnica, una huella de identidad de su país natal.

Los colores verdes, plateados y azules, que se entremezclaron en pantalones y vestidos, coordinado con un maquillaje también muy futurista, marcaron el ritmo de una colección que pareció llegar de otros mundos.

Muy llamativas resultaron también las botas de piel que propuso el diseñador con un original e imposible tacón de acero que complicó a las modelos la tarea de caminar por la pasarela.

Las propuestas de Alta Costura continúan este lunes con los diseños de Schiaparelli y Christian Dior.

María D. Valderrama