24 de junio
Sábado
Parcialmente nublado
19°
29°
Domingo
Muy nublado
18°
28°
Lunes
Mayormente nublado
18°
27°
Martes
Muy nublado
18°
28°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
domingo 12 de febrero de 2017, 01:00

Vestimenta, trato, libros, disciplina, regulados por acordadas de la Corte

Raúl Ramírez Bogado

rramirez@uhora.com.py

Vestir de traje y corbata, moderar el lenguaje, no participar en política, no mostrar los escritos judiciales, devolver los libros de la biblioteca, son al- gunas de las regulaciones que la Corte Suprema de Justicia (CSJ), a través de los años, reguló por medio de diferentes acordadas.

Estas son las órdenes o despachos que un tribunal expide para que el inferior ejecute algo. Es decir, cuando los miembros de un tribunal colegiado se ponen de acuerdo sobre mate- rias no sometidas a su decisión, se logran las resoluciones llamadas acordadas.

Algunos están en contra. Dicen que varias podrían ser inconstitucionales. No obstante, es la Corte Suprema la encargada de velar por la constitucionalidad de los actos nor- mativos. Citaremos varias, no todas vigentes, de las 1.465 que se pueden observar en la página web judicial.

abogados. Con respecto a los abogados, por acordada 32 de 1984, la Corte dispuso que vistieran de “traje y corbata” para los varones y con “modestia, decoro y circunspección” en el caso de las abogadas, para las audiencias con el juez. Incluso, ordena la prohibición del ingreso en caso de no estar acorde con la resolución.

Asimismo, a través de la acordada 93, de 1986, por la pelea de dos profesionales del Derecho en tribunales, la Corte llamó la atención a los abogados “sobre la necesidad de moderar el lenguaje tanto en los escritos judiciales como en sus declaraciones a prensa oral y escrita, recomendándoles el uso de un lenguaje propio sin adjetivaciones ofensivas...”.

Por acordada 91 de 1998, dispuso la obligación de indicar sus números de matrícula en sus escritos, y el uso de los sellos, hasta el tamaño.

Incluso, les prohibió presentar escritos con providencias elaboradas por acordada 38 de 1985. Igualmente, por la acordada 51 de ese mismo año, recomendó a los abogados no dar a conocer sus escritos forenses lesivos a la dignidad de los litigantes.

MAGISTRADOS. Sobre jueces, la acordada 9 de 1952, aún vigente según la web, recomienda a los miembros del Poder Judicial su abstención en actos políticos que no sean indispensables al ejercicio de sus derechos cívicos.

Esto fue ampliado luego por acordada 7 de 1983, que prohibió a los magistrados y funcionarios participar de actos políticos ni como jueces en entidades deportivas y otras. Les permite ejercer la docencia, pero solo hasta dos cátedras.

DE TODO. Las acordadas también regularon diversas situaciones. Por ejemplo, la 24 de 1938, hablaba de la compra de libros. Las acordadas 4 y 16 de 1966, rigen el funcionamiento de la biblioteca judicial. Dicen que los libros pueden ser prestados por un plazo de hasta 15 días, por ejemplo. Incluso, se prohíbe hacer reuniones de funcionarios y personas ajenas, para otro fines.

También regularon las visitas judiciales a las cárceles. La acordada 4 de 1937, solicitó al Poder Ejecutivo habilitar establecimientos propios para “prevenidos, detenidos políticos, condenados y prevenidos enfermos, delincuentes locos y locos delincuentes” (sic).

Con ello, el mismo Poder Judicial reconocía que existían detenidos políticos. Eran otras épocas.