20 de enero
Viernes
Parcialmente nublado
24°
36°
Sábado
Mayormente nublado
23°
36°
Domingo
Parcialmente nublado
24°
35°
Lunes
Parcialmente nublado
24°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 19 de julio de 2016, 09:24

Veinte muertos tras la toma de dos ciudades malienses por un grupo yihadista

Bamako, 19 jul (EFE).- Al menos veinte personas han muerto en los sangrientos sucesos registrados la pasada madrugada cuando un grupo yihadista maliense se hizo con el control de las ciudades de Nampala y Léré, en el centro del país, y expulsaron a los soldados de las Fuerzas Armadas Malienses (FAMA).

Los veinte muertos, más los treinta heridos registrados en los ataques, pertenecen a los dos bandos, y se teme que esta cifra pueda aumentar, según dijeron a Efe fuentes policiales, mientras que el Gobierno, que confirmó el ataque, aún no ha ofrecido cifras.

El ataque tuvo lugar hacia las 5 de la madrugada (misma hora GMT), en primer lugar contra el cuartel de Nampala, junto a la frontera con Mauritania, y posteriormente contra otras posiciones militares vecinas.

Esta región es conocida porque en ella abundan los simpatizantes de los grupos salafistas, especialmente entre los "talibes", alumnos de las numerosas escuelas coránicas de la zona, seguidores de los líderes locales Amadou Kouffa e Iyad Ag Ghali, uno de los yihadistas más destacados en toda la región del Sahel.

Los atacantes llegaron a bordo de más de cuarenta vehículos de tipo pick-up, que rodearon el cuartel de Nampala y lo sometieron a una lluvia de fuego pesado y ligero durante dos horas, antes de que los militares se dieran por vencidos y se replegaran hacia la ciudad de Diabaly.

Acto seguido, se hicieron con el control del cuartel y todo su arsenal de armas, incluidos diez vehículos militares, y plantaron las banderas yihadistas sobre sus muros.

Las fuentes dijeron que, además de Nampala, los yihadistas también se apoderaron de la ciudad de Léré, aunque de esta última fueron desalojados horas después con refuerzos llegados desde Niafunké, en la región de Tombuctú.

A primera hora de la tarde, el gobierno anunció el envío de refuerzos hacia Nampala, mientras las ambulancias militares iban recogiendo cadáveres a su paso, pues los yihadistas habían tendido además una emboscada a los soldados en su primera huida.

No es la primera vez que los grupos yihadistas malienses demuestran su fuerza con ataques a cuarteles de los que se consiguen apoderar durante horas, antes de retirarse con armas y pertrechos en la vasta zona desértica del norte del país.