10 de diciembre
Domingo
Mayormente nublado
20°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
32°
Miércoles
Mayormente despejado
17°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
domingo 30 de octubre de 2016, 01:00

Vecinos se protegen de motochorros con sirenas y armas en Lambaré

En un sector del barrio Santo Domingo inauguraron ayer seis sirenas de alarma. Denuncian que viven acechados por asaltantes, adictos a drogas y distribuidores. La gente toma tereré en la vereda, armada.

"Nosotros tenemos miedo, pero ya no podemos callarnos. Por eso justamente nos pasan encima los delincuentes y hacen lo que quieren en nuestro barrio", se lamentaba una señora de mediana edad, pobladora del barrio Santo Domingo de Lambaré. Pidió que no diéramos su nombre; "en casa estamos armados, por cualquier cosa", explicó, aunque no estaba segura si está en regla. "Pero es para protegernos", insistió la vecina.

En este barrio denuncian que viven acechados por motochorros, los adictos a las drogas y de sus distribuidores. Es por eso que decidieron buscar una solución a la ola de asaltos y juntaron dinero; con lo que alcanzó instalaron un sistema de alarma vecinal compuesto de seis sirenas con un alcance de 200 metros a la redonda.

Según cuentan, viven agobiados. Los asaltos callejeros y robos domiciliarios se registran día y noche; los delincuentes atracan en paradas de buses a mujeres, estudiantes, no perdonan y son bastante violentos, relatan en el grupo de vecinos que anoche inauguraron los equipos que, junto a carteles de alertas, ya estarán funcionando.

DROGAS Y ASALTOS. Los relatos siguen: "Vemos a diario cómo, a bordo de motocicletas, entregan drogas y lo hacen a plena luz del día, sin vergüenza", denunció otra pobladora. "Yo les tomé fotografías a varios sospechosos, grabo todo lo que pasa, pero pensando bien uno tiene miedo. Saben que uno cuenta con eso y de seguro toman represalias", considera la mujer, quien en su familia decidió armarse para protección contra los ladrones.

Son 50 familias las que están en el proyecto y aguardan que otras comisiones vecinales se adhieran a la iniciativa, que busca frenar a los delincuentes. Explicaron que las sirenas se activan al pulsar una tecla del celular y envían 20 mensajes de texto, de los cuales 18 llegan a los encargados de la comisión y 2 a los jefes de la comisaría jurisdiccional.

En la alerta se reporta la dirección y el número de casa desde donde piden auxilio. Estos reportes pueden hacer los vecinos en casos de enfermedad, incendio y sobre todo cuando hay urgencia dentro de la casa (robo o asalto). Las vecinas señalaron que primeramente colocaron carteles; luego tomaron esta medida, ya que los asaltos violentos no cesaban. El siguiente paso será colocar cámaras de seguridad en los alrededores de las calles más transitadas.

La calle Paz del Chaco, y sus intersecciones Mbocayaty y Mburucuyá, fueron escenarios de asaltos violentos, según los comentarios.

Sostienen los vecinos que aproximadamente hay siete comisiones vecinales que se reunirán para cercar la zona y prevenir los hechos ilícitos.

El sistema de alarma vecinal costó la suma de G. 6.600.000. Para poder contar con ese dinero se pusieron a vender comida los fines de semana.