5 de diciembre
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
28°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
ETC
lunes 28 de noviembre de 2016, 01:00

Vacaciones de verano, tiempo ideal para combatir la mala alimentación

Uno de cada tres escolares sufre de sobrepeso en el país; además, crecen casos de colesterol en niños. Una experta recomienda usar el largo receso veraniego para inculcar los buenos hábitos alimentarios.

Pensar en altos índices de sobrepeso y obesidad, problemas como la diabetes, el colesterol o los triglicéridos en los niños era un imposible, pero hoy es una triste realidad que también golpea a los niños en edad escolar del país.

La nutricionista Carolina Sosky, directora de la clínica MyLife, insta a los padres a utilizar el periodo de receso escolar de verano, que se inicia oficialmente el uno de diciembre, para promover la buena alimentación en sus hijos.

"Este tiempo es ideal porque se puede controlar mejor lo que consumen nuestros infantes. En la escuela de repente no tenemos el control sobre ellos, donde tienen la cantina escolar a disposición para elegir qué comer", explica.

Regla mundial. La especialista recuerda una recomendación que dice ser mundial para consumir productos ricos en vitaminas y minerales, que son los que necesita el cuerpo a diario. Esta es la regla de las cinco porciones de frutas o verduras al día, que sirve sobre todo para los chicos. Las opciones pueden ser tres frutas y dos vegetales, o viceversa.

Para evitar. Las comidas altas en grasa, a veces conocidas como rápidas o chatarra, deben evitarse en el día a día.

Las hamburguesas, papas fritas, gaseosas, jugos concentrados en cartón con altos índices de azúcares o las empanadas pertenecen a este listado que debe esquivarse.

Al contrario, deben imponerse todo tipo de variedades, como legumbres (porotos), carnes, pescados y ensaladas en el plato familiar de la semana, dice Sosky.

"Esto no implica que hay que vetar o prohibir de por vida las hamburguesas o papas fritas, pero tienen que ser la excepción", remarca.

Para la experta, la buena alimentación implica necesariamente un cambio en la cultura de las costumbres. Suele ser tradición que los padres pregunten al chico qué es lo que quieren comer. Pero este hecho común es perjudicial, cuenta Sosky.

"La alimentación no debe ser negociable. Los padres son muy permisivos a la hora de dar a los hijos la comida".

Actividades. Como no hay escuela, se suele pasar la mayor parte del tiempo en el hogar, lo que a veces incide en cómo invierten el tiempo los escolares. "Acá también el padre debe imponerse necesariamente. Se repite mucho que el chico está todo el día frente a la TV o la play, y esto es cierto", afirma la nutricionista.

Una opción para enfrentar este dilema puede ser que el chico elija qué otra actividad realizar, como la escuela de fútbol, las bicicletas o tenis.