7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Deportes
miércoles 6 de julio de 2016, 01:00

USD 40 millones solo en sobornos

Según pudo recabar la cadena Globo Esporte de Brasil, en los documentos que fueron enviados a Paraguay para extraditar a Nicolás Leoz por el caso FIFAGate, los sobornos que la empresa Datisa realizó a los dirigentes del fútbol sudamericano alcanzaron la cifra de USD 40 millones.

Según comenta el FBI, por cada USD 20 millones en sobornos que recibía la Conmebol, tres millones iban a parar a Julio Grondona, presidente de AFA, a José María Marín, presidente de la CBF y a Leoz, titular de Conmebol. El resto del dinero era repartido entre los 11 presidentes de confederaciones, Juan Ángel Napout entre ellos como titular de la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF). Además de otros sobornos que habrían recibido por negociar derechos de televisación de la Copa Libertadores y la Copa Sudamericana.

Detalla también el expediente que Datisa tenía planeado, tras asegurarse los derechos de la Copa América de Argentina 2011 y Chile 2015, repartir a los dirigentes unos USD 70 millones para quedarse con la transmisión de las Copa América del 2019 y del 2023. Los datos fueron revelados por el argentino Alejandro Burzaco, de la firma Torneos y Competencias, detenido en Italia e implicado principal en la creación de Datisa.

más cargos. Pero no solamente se le imputa el delito de recibir coimas a Nicolás Leoz, sino que también se lo incrimina de extorsión, fraude y lavado de dinero, entre otros delitos de los que lo acusa el Tribunal Federal de Brooklyn en Estados Unidos.

La defensa de Nicolás Leoz solicitó un plazo de 60 días para responder al pedido de extradición de los EEUU basado en el principio de equidad de partes; el juez Humberto Otazú accedió y por eso recién a mediados de agosto seguirá el proceso.

Mientras, Leoz aguarda en su casa, con prisión domiciliaria a sus 87 años y con una salud inestable.