3 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 28 de junio de 2016, 17:53

Uruguay sigue reduciendo la pobreza infantil pero crecen las brechas sociales

Montevideo, 28 jun (EFE).- Uruguay ha conseguido reducir la pobreza monetaria y multidimensional infantil (abarca aspectos como la sanidad, el acceso a la educación o la vivienda) en los últimos 10 años, pero han aumentado las brechas sociales vinculadas al origen socioeconómico, racial y geográfico, según Unicef.

El experto en políticas públicas de Unicef en Uruguay, Gustavo de Armas, explicó hoy a Efe en Montevideo, en el marco de la presentación del informe "Estado Mundial de la Infancia 2016", cuál es la situación en ese aspecto en el país suramericano.

En cuanto a los menores de 18 años que viven por debajo de la línea de la pobreza, Uruguay ha pasado de presentar una tasa del 50 % en 2006 a una del 18 % en 2015. En tanto, la pobreza multidimensional se redujo del 48 % en 2006 al 36 % en 2015.

En términos globales, Uruguay ha logrado disminuir la pobreza monetaria del 39,9 % en 2004 al 9,7 % en 2015, explicó De Armas.

Por otro lado, la tasa general de culminación de la educación primaria en Uruguay se ubica en el 96,6 %, la de la educación media básica en el 68,1 % y la de la educación media superior en el 37,6 %.

Es en este indicador en el que aparece una de las primeras brechas sociales en el país.

Mientras que la finalización de la educación media básica entre la población de ingresos más altos está en el 96,1 % y la de la educación media superior está en el 70,9 %, esos niveles caen, respectivamente, al 45,2 % y al 10,9 % entre los ciudadanos de ingresos más bajos.

Asimismo, el porcentaje de niños y adolescentes (0 a 17 años) con ingresos por debajo de la línea de pobreza y de origen afrodescendiente es de 31,8 % -datos actualizados hasta 2015-, mientras que entre la población que no es de origen afrodescendiente es de 15,9 %, lo que representa una desigualdad de aspecto racial.

En 2006, esas cifras eran de 69,1 % y 47,6 %, por lo que el ratio de la brecha entre unos y otros aumentó de 1,5 a 2 en 2015.

Por otro lado, De Armas también apuntó que dentro del espacio urbano se reproducen brechas sociales, algo que ocurre en muchos otros países de América Latina, agregó.

Uruguay, un país de unos 3,4 millones de habitantes, "tiene aproximadamente 300.000 personas en situación de pobreza, de las que cerca de la mitad son niños y adolescentes", dijo el experto, que añadió que "el grueso de ellos están concentrados en el área periférica de Montevideo", ciudad en la que reside casi la mitad de la población del país.

"Este es un fenómeno preocupante que nos lleva a pensar en la necesidad de políticas de carácter integral que deben atacar otras dimensiones, además de la parte económica", opinó.

Además de las desigualdades mencionadas -basadas principalmente en el origen socioeconómico, racial y geográfico, según De Armas-, también se producen en otros aspectos como el acceso a la educación y la calidad de la salud.

"Al margen de estas mediciones se puede decir que Uruguay ha seguido avanzando desde hace muchas décadas en otros indicadores clave, como la disminución de la mortalidad infantil, de los menores de 5 años, la ampliación del acceso a la educación en los últimos 25-30 años", aseveró el experto de Unicef Uruguay.

De Armas señaló que pese a que Uruguay se encuentra en los primeros puestos en cuanto a los "indicadores convencionales de desarrollo" y presenta uno de los niveles de ingresos per cápita más altos de América Latina y el Caribe, tiene una serie de desafíos y paradojas.

"Tiene una de las tasas de culminación de la educación media superior más bajas de A.Latina, por debajo del promedio de la región" y los "niveles de inequidad" entre los menores de 18 y los adultos en cuanto a la pobreza son los más altos de la región.

A modo de conclusión, el experto de Unicef destacó que Uruguay presenta condiciones y fortalezas que le permiten avanzar, pero que tiene muchos desafíos por delante.

A la presentación de este martes del informe de Unicef en Montevideo también acudieron autoridades como la viceministra de Salud de Uruguay, Cristina Lustemberg, o la coordinadora de la ONU en el país, la española Denise Cook.