6 de diciembre
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
28°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 10 de octubre de 2016, 15:39

Uruguay promulgará un decreto para estimular las inversiones internacionales

Montevideo, 10 oct (EFE).- El Gobierno uruguayo promulgará "en los próximos días" un decreto que busca "estimular distintos sectores de la actividad económica", facilitando la radicación en el país de casas matrices de empresas multinacionales y la celebración de congresos internacionales, entre otras medidas.

Así lo anunció hoy a la prensa el viceministro de Economía y Finanzas, Pablo Ferreri, quien señaló en rueda de prensa este nuevo decreto que apunta "a generar estímulos contracíclicos que colaboren en el dinamismo de la economía".

En primer lugar, el decreto establece una ampliación del régimen de beneficios para los centros de servicios compartidos (CSC), es decir, las "casas matrices de empresas internacionales que brindan servicios", explicó Ferreri.

Desde el 2014 Uruguay busca promover este tipo de inversiones pero "actualmente se pueden realizar bajo este régimen solo algunas actividades como el asesoramiento en relación a actividades para brindar servicios fuera del país, procesamiento de datos y servicios de dirección y administración", aclaró el funcionario.

Con este decreto se amplían las actividades que se podrán realizar bajo este régimen y según Ferreri se agregarán aquellas vinculadas a la "logística y almacenamiento dentro de estas multinacionales, servicios de administración financiera y soporte de operaciones de investigación y desarrollo".

"La intención con esta ampliación es volver más atractivo el régimen para lograr la radicación de la mayor cantidad de centros de servicios compartidos y dejar puertas abiertas para empresas multinacionales de servicios", aseguró el viceministro.

Actualmente, para obtener un 90 % de exoneración del IRAE (impuesto a la renta de las actividades económicas) se debe emplear al menos a 150 personas.

Según Ferreri "se detectó que por la casuística de estas empresas muchas no llegan a esa cantidad de puestos, por lo que se fijará un beneficio de 75 % de exoneración con 100 empleados".

Por otra parte, el decreto busca "estimular las actividades de congresos internacionales", por lo que "se establecerá que los arrendamientos de salas de convenciones, los servicios de organización y la matrícula de inscripción sean considerados exportaciones de servicios y se exoneren del IVA", informó Ferreri.

El funcionario remarcó que para que se dé la exoneración, los eventos deben contar con la declaración de interés del ministerio de Turismo y la habilitación del mismo.

"Hoy Uruguay cuenta con un centro de convenciones de primer nivel internacional como es el de Punta del Este (sureste) y tendrá en unos meses el centro de convenciones Antel Arena (en Montevideo) y varias iniciativas privadas de varios hoteles han generado salas de congresos muy importantes de primer nivel, habiendo una oferta mucho mayor y mejor, entendemos necesario estimular este tipo de actividades", explicó el viceministro.

Otra de las iniciativas desarrolladas en el decreto presidencial busca "generar incentivos para la financiación de emprendimientos innovadores en materia científica y tecnológica que cuenten con la aprobación de la Agencia Nacional de Investigación", agregó Ferreri.

El decreto también establece un nuevo criterio para determinar la residencia fiscal por centros de intereses económicos en la República.

"Una persona será residente fiscal uruguayo cuando detente en territorio nacional una inversión en bienes inmuebles superior a 1,8 millones de dólares o tenga una inversión en una empresa por un valor superior a algo más de 5 millones de dólares", explico.

El funcionario desarrolló la nueva iniciativa luego del Consejo de Ministros que encabezó el vicepresidente de Uruguay, Raúl Sendic, ya que el primer mandatario del país, Tabaré Vázquez, emprendió una visita oficial de 12 días a China.