21 de agosto
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
18°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Editorial
jueves 25 de mayo de 2017, 02:00

Urge mayor conciencia para salvar vidas donando órganos

La generosidad y la conciencia solidaria de una familia, que permitió donar los órganos de carácter cadavérico de un ser querido, lograron no solamente regalar una luz de esperanza de vida, con un nuevo corazón, a la niña Jennifer, sino a otras tres personas que también recibieron el ansiado trasplante de otros órganos. Sin embargo, gran parte de la sociedad paraguaya aún tiene muchos reparos en contribuir a la donación de órganos y cada vez aumenta el número de pacientes que permanecen en lista de espera, pendientes de un milagro. Es necesario insistir en campañas de concienciación que logren derribar los prejuicios y permitan salvar más vidas.

Tras largos meses de espera en el Hospital Pediátrico Acosta Ñu, que mantuvieron en vilo a sus padres y familiares, a un tenaz equipo de médicos y a gran parte de la opinión pública, finalmente la niña Jennifer, de 8 años, pudo conseguir una persona donante y ser sometida al trasplante de un corazón, tras una exitosa cirugía, cuya evolución se espera transcurra favorablemente.

La operación pudo ser lograda gracias a la generosidad y a la conciencia solidaria de una familia compatriota, que decidió donar los órganos de carácter cadavérico de un ser querido, una mujer funcionaria de la Dirección de Aeronáutica Civil (Dinac). El altruista gesto no solamente benefició con un nuevo corazón a la niña Jennifer, sino también con otros órganos donados para otras tres personas, entre ellas un joven de Ciudad del Este, beneficiado con un trasplante de riñón, y una mujer internada en el Hospital Central del Instituto de Previsión Social (IPS).

Este acto solidario, celebrado y aplaudido por gran parte de la sociedad, sin embargo no encuentra seguimiento en acciones de mayor generosidad y conciencia hacia la donación de órganos cadavéricos, que responda a la creciente necesidad de pacientes que permanecen en lista de espera para trasplante.

Según un informe dado a conocer ayer por la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Asunción, en que se transcribe el testimonio del doctor Nelson Arellano, jefe del Departamento de Trasplante del Hospital de Clínicas, se está produciendo un "notable aumento de pacientes, cada vez más jóvenes, con problemas terminales de hígado", mientras paralelamente se percibe "la nula acción de la sociedad, en cuanto a donación de órganos cadavéricos se refiere".

Es decir, en el Paraguay se ha avanzado mucho en mejorar la infraestructura de algunos hospitales, como el Pediátrico Acosta Ñu, el Hospital del Clínicas o el Hospital Central de IPS, como en la capacitación de personal médico especializado para realizar trasplantes, pero sigue siendo muy poca la disponibilidad de donantes de órganos, mientras la lista de pacientes con necesidades de ser sometidos a un trasplante aumenta cada vez más, y en muchos casos ellos mueren en la espera de un milagro que nunca llega.

Es tiempo de plantear más abiertamente esta situación, sugiriendo un debate sobre la necesidad de generar mayor conciencia en la sociedad, enfrentando y superando los tabúes y prejuicios. Que el reciente ejemplo de la mujer, cuya donación de órganos marcó la vida de cuatro pacientes que estaban pendientes de un milagro, nos resulte útil para ilustrar lo mucho que se puede ayudar con un gesto altruista y permita despertar más ejemplos similares. Pocas cosas pueden ser tan sublimes como seguir dando vida aun después de la muerte. Ojalá todos podamos contribuir.