7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
30°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
lunes 18 de julio de 2016, 01:00

Unos mil niños y jóvenes llevan hoy música y talento al Chaco paraguayo

Desde de la fecha y hasta el jueves, Sonidos de la Tierra realiza el Seminario y Festival Nacional de Orquestas Juveniles en Boquerón. El evento reúne a músicos y estudiantes de diversas localidades del país.

Unos 1.000 niños y jóvenes de todo el país llevan desde hoy música y talento al departamento de Boquerón, en el Chaco paraguayo.

Se trata del Seminario y Festival Nacional de Orquestas Juveniles Sonidos de la Tierra-Chaco 2016, bajo la dirección del maestro Luis Szarán.

La sede del encuentro es la Colonia Neuland, pero la música llegará también a Loma Plata, Filadelfia, Mcal. Estigarribia y al Fortín Boquerón con el Festival de los Pueblos.

"A través de la música, juegos, actividades de integración, festivales de los pueblos y un megaconcierto, queremos fomentar la integración de los pueblos y valorar la riqueza pluricultural de esta región del país mediante la integración de comunidades paraguayas, indígenas e inmigrantes", expresó el maestro Luis Szarán, impulsor del proyecto.

Para el jueves 21, a las 18.00, se anuncia el Megaconcierto de Clausura en el Rodeo Neuland, con acceso libre.

EVENTO. Desde hace catorce años, en forma ininterrumpida, Sonidos de la Tierra viene organizando el encuentro anual que congrega a la mayor cantidad de talentos musicales del país y el exterior.

En esta ocasión, el Seminario y Festival Nacional reúnen a orquestas de 46 ciudades, pueblos, así como de compañías, asentamientos campesinos y comunidades indígenas en donde está vigente el programa Sonidos de la Tierra. Igualmente, participan cuatro orquestas de Argentina, Bolivia y Brasil.

El megaevento busca responder a uno de los objetivos del proyecto, que es la integración social y comunitaria a través de la música. Por ello, del mismo participan tanto niños que hacen sus primeras armas en la música como talentos juveniles que han trascendido las fronteras. El evento no es competitivo sino de "construcción de belleza en equipo".

Con fuertes ilusiones y sueños, los niños y jóvenes participantes se prepararon durante un año para este encuentro en el Chaco, según explicaron los organizadores.

Añaden que el Seminario y Festival fueron siempre "el punto de inspiración" para la proyección de muchos talentos, entre los cuales muchos de los participantes de años anteriores hoy son músicos que abrazaron la carrera profesional y que brillan en las principales orquestas del país.