8 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
27°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 24 de octubre de 2016, 17:11

Unos 800.000 haitianos se encuentran amenazados por el hambre tras el huracán Matthew

Panamá, 24 oct (EFE).- La seguridad alimentaria de 800.000 haitianos se encuentra "seriamente" amenazada después de que el huracán Matthew "devastara" hace dos semanas la mayor parte de los cultivos del país, alertó hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

"La temporada de siembra de invierno se acerca rápidamente. Los productores agrícolas lo han perdido todo. Si no actuamos ahora para proporcionarles los granos, fertilizantes y otros materiales que necesitan, no podrán sembrar y se enfrentarán a una persistente inseguridad alimentaria", dijo el representante de la FAO en Haití, Nathanaël Hishamunda.

Según un informe realizado por el Programa Mundial de Alimentos (PMA), el Gobierno de Haití y la FAO, la situación es especialmente grave en la costa sur del país, donde el huracán tocó tierra a principios de este mes.

En el litoral meridional, "las actividades de pesca están paralizadas porque las inundaciones se han llevado las redes, las trampas, los botes y los motores", y las aguas han destruido "la práctica totalidad de los cultivos de subsistencia", de acuerdo al informe difundido este lunes en Panamá por la oficina subregional de la FAO para Mesoamérica, ubicada en la capital panameña.

"Los productos locales escasearán en los mercados muy pronto y necesitamos más fondos para continuar la distribución de alimentos para ayudar a las 800.000 personas que necesitan asistencia alimentaria de forma absolutamente urgente", añadió por su parte el director regional en Latinoamérica del PMA, Miguel Barreto.

El huracán Matthew provocó a su paso por Haití 573 muertos y 175.500 desplazados, en lo que es considerado el mayor desastre humanitario desde el terremoto de 2010, que dejó unos 300.000 muertos y más de 1,5 millones de damnificados.

Una de las grandes preocupaciones del Gobierno y de las agencias humanitarias es un posible rebrote de cólera, una enfermedad que se expandió en el país tras el terremoto de 2010 y que podría agravarse ahora.

Según las cifras oficiales, desde enero de este año hasta antes del ciclón se reportaron 28.000 casos de cólera.