21 de agosto
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 5 de mayo de 2017, 13:55

Unos 8.000 evacuados en República Dominicana mientras las autoridades esperan más lluvias

Santo Domingo, 5 may (EFE).- Casi 8.000 personas continúan fuera de sus hogares en la República Dominicana a causa de las lluvias de las últimas tres semanas, informaron hoy las autoridades, que advirtieron de un aumento de las precipitaciones a partir de este fin de semana debido a la llegada de una nueva vaguada.

Un total de 7.675 personas sigue en casa de amigos y familiares, mientras que 168 están en refugios oficiales, explicó en rueda de prensa el director del Centro de Operaciones de Emergencias (COE), Juan Manuel Méndez, quien llamó a la población "a no descuidarse" ante la situación actual y las lluvias anunciadas para las próximas horas.

Según el reporte del COE, 32 localidades se mantienen incomunicadas y 46 acueductos están fuera de servicio.

Una provincia se mantiene en alerta amarilla (intermedia) y ocho en alerta verde (mínima), agregó Méndez, quien no descartó que en las próximas horas aumente el número de demarcaciones en alerta.

Las lluvias, que se suceden en gran parte del país desde hace tres semanas por la incidencia de varias vaguadas, han dejado al menos dos muertos, miles de casas afectadas y cuantiosos daños materiales, aunque el Gobierno no ha ofrecido datos definitivos.

Las precipitaciones han afectado en un 40 % la producción de arroz en varios puntos del país, dijo esta semana el ministro de Agricultura, Ángel Estévez, pero descartó que se produzca una escasez de este cereal o de algún otro producto agrícola.

La Oficina Nacional de Meteorología (Onamet) prevé que las lluvias se prolongó durante los primeros días de la próxima semana, por lo que pide a la población estar atenta y mantiene el alerta meteorológica por deslizamientos de tierra, inundaciones repentinas y desbordamiento de ríos arroyos y cañadas para las provincias El Seibo y Hato Mayor, en el este del país.