3 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 4 de julio de 2016, 00:10

Uniqlo y Toshiba suspenden los viajes a Bangladesh tras el atentado

Tokio, 4 jul (EFE).- El gigante textil Uniqlo, el conglomerado tecnológico Toshiba y otras grandes empresas niponas han suspendido los viajes de sus empleados a Bangladesh, donde cuentan con varias plantas de producción, tras el atentado terrorista del viernes.

Las empresas japonesas, que disponen de una presencia creciente en Bangladesh debido a los bajos costes laborales y al tratarse de un mercado emergente, han tomado esta medida a raíz del asalto perpetrado por yidahistas en un restaurante de Dacca, en el que perdieron la vida al menos 28 personas, entre ellos siete japoneses.

Fast Retailing, el primer grupo textil de Asia y propietario de las cadena de tiendas de ropa Uniqlo, ha ordenado a sus trabajadores que eviten viajar en julio al país, donde la empresa dispone de una planta de producción y una decena de establecimientos, confirmó a Efe un portavoz de la empresa.

El grupo Toshiba, el fabricante automotriz Mitsubishi Motors y otras empresas niponas de los sectores alimenticio o inmobiliario también han hecho la misma recomendación a sus trabajadores, según recogen los medios nipones.

En el ataque terrorista del viernes fallecieron siete empleados nipones de entidades involucradas en un proyecto de desarrollo en el país liderado por la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA), además de nueve italianos dos bangladeshíes, un estadounidense y una india.

Unas 240 compañías japonesas operan en Bangladesh, mientras que el comercio entre ambos países alcanzó los 297.100 millones de yenes (2.595 millones de euros/ 2.889 millones de dólares) en 2015, un 34 por ciento más que el año anterior.

Japón es además el mayor donante de ayudas al desarrollo del país asiático, al que destinó unos 1,6 billones de yenes (13.977 millones de euros/ 15.668 millones de dólares) entre 2009 y 2014, según los últimos datos disponibles del Ejecutivo nipón.