26 de abril
Jueves
Despejado
21°
Viernes
Despejado
22°
Sábado
Despejado
12°
24°
Domingo
Mayormente nublado
14°
24°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 17 de marzo de 2017, 08:28

Unicef denuncia que un año después del acuerdo migratorio los menores corren más riesgos

Ginebra, 17 mar (EFE).- Unicef denunció hoy que los niños migrantes o refugiados se enfrentan a "más riesgos y amenazas" de ser deportados, detenidos y explotados que hace un año, cuando se cerraron las fronteras en la ruta de los Balcanes y se alcanzó el acuerdo migratorio entre la Unión Europea (UE) y Turquía.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) admitió que el flujo migratorio ha descendido de manera importante, incluido el de niños, pero ha aumentado "al mismo tiempo el coste humano", en particular para los menores.

El coordinador de la célula de refugiados e inmigrantes de la organización, Lucio Melandri, destacó en rueda de prensa el "muy preocupante aumento de niños detenidos" y las "promesas rotas" causadas por la lenta reubicación de refugiados acordada por la Unión Europea (UE).

En Grecia a día de hoy hay aún 178 niños en centros cerrados, de los que 16 estaban bajo custodia protectora, señaló Melandri, quien dejó claro que este problema se da en muchos países.

En Bulgaria, en 2016 "cada niño interceptado fue puesto de media durante 8 días en detención", una tendencia que ha empeorado según el experto dado que se ha duplicado la duración, hasta 17 días aproximadamente.

Otro motivo de "gran preocupación" es la nueva ley húngara, que permite detener a los solicitantes de asilo incluso si son menores de edad y sin tener en cuenta sus circunstancias personales, dijo.

"Cada niño mayor de 14 años será detenido", afirmó Melandri, quien calificó las detenciones en Europa de "tendencia alarmante".

"La definición del estatus de niños no debe verse afectada por el cómo entran en un país o cruzan una frontera", recalcó el experto del Unicef, quien también apuntó al populismo que se extiende por varios países como riesgo para los refugiados e inmigrantes indocumentados, dado que tiende a considerar a cada uno un "posible delincuente".

Los menores y los refugiados en general, añadió, necesitan una atención específica, también para prevenir que "se pasen al lado oscuro" por sus experiencias en el trayecto y las mafias.

"En particular la reubicación de niños y menores no acompañados en una serie de Estados miembros es muy reducida", añadió el experto, quien indicó que sólo un niño no acompañado ha sido reubicado desde Italia a otro país y unas pocas decenas desde Grecia.

Dijo que en lo que va de 2017 han llegado casi 3.000 refugiados e inmigrantes indocumentados a Grecia, un tercio de ellos niños, pese al acuerdo con Turquía y los controles fronterizos estrictos.

Recordó además que solo en 2016 un total de 390.000 niños solicitaron asilo en Europa, 261.000 de los cuales en Alemania, y que muchos de ellos eran recién nacidos o tenían edades comprendidas entre uno y cinco años.

A su juicio, los niños "se convierten en invisibles" porque para intentar llegar a su destino "no tienen otra alternativa que recurrir a las mafias y a muchos de los menores quizás ni los veamos porque viajan escondidos, por ejemplo, en camiones".

"Hay que repensar el acuerdo y tomar en cuenta los pasajes seguros. Tenemos que dar a estas personas, sobre todo a las más vulnerables como los niños, la oportunidad de tener pasajes seguros para recibir protección y poder sobrevivir", subrayó.

"Si un niño se encuentra solo, si no se le da una ruta segura como la reubicación, intentará por sí mismo contactar organizaciones delictivas, cruzar solo la frontera por la noche y, si se le intercepta, es detenido", explicó Melandri.