27 de septiembre
Miércoles
Despejado
16°
36°
Jueves
Parcialmente nublado
19°
35°
Viernes
Nublado
18°
31°
Sábado
Mayormente despejado
19°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 4 de septiembre de 2016, 15:50

Una réplica de 120 metros del Londres del siglo XVII arde en el río Támesis

Londres, 4 sep (EFE).- Miles de londinenses vieron hoy arder una reproducción de madera, de 120 metros, del Londres del siglo XVII en el río Támesis para conmemorar el 350 aniversario del Gran Incendio, que destruyó el centro de la ciudad en 1666.

Esta gigantesca hoguera puso punto final al festival "London's Burning" (La quema de Londres), un abanico de eventos artísticos y culturales que durante casi una semana recordaron uno de los momentos históricos más importantes de la capital británica.

La gran réplica de la ciudad, compuesta por 191 edificios, fue diseñada por el estadounidense David Best y construida por jóvenes londinenses desempleados, bajo la supervisión de la compañía creativa Artichoke.

El fuego se representó tanto en sentido literal como metafórico, ya que para recrear el incendio, que arrasó alrededor de 13.000 casas, también se usaron proyecciones.

Además, la cúpula de la catedral de San Pablo y la fachada del Teatro Nacional, cerca del río Támesis, fueron recubiertas con imágenes del artista francés Martin Firrell sobre el incendio.

Denominado "Fuegos antiguos", el trabajo en la catedral reflejó el impacto que el incendio tuvo en el templo original -donde está ahora San Pablo-, que fue destruido por las llamas, lo que llevó después a la construcción del actual, a cargo de Christopher Wren.

En el caso de las imágenes que vistieron el Teatro Nacional, denominadas "Fuegos modernos", representaron los cambios que han hecho que la capital sea la ciudad cosmopolita que es ahora.

"Hemos venido para que nuestra hija aprenda sobre la historia del fuego de Londres", dijo a Efe Sophie Farrow.

La familia Farrow había llegado tres horas antes de la fogata, para asegurarse "las mejores vistas".

Por su parte, Marta Domercq y Jokin Asiain, una pareja de arquitectos madrileños que residen en la capital británica, estaban más interesados en la maqueta que en el fuego.

"Desde la orilla tiene muy buena pinta", comentó Domercq. A lo que Asiain añadió: "Es impresionante y la idea es muy buena".

El evento fue retransmitido en directo para los internautas. La reproducción del incendio se filmó mediante diversas cámaras que fueron orquestadas por Tim van Someren, que trabajó en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de 2012 en Londres.

El Gran Incendio, que comenzó como un pequeño fuego en una panadería en Pudding Lane, se declaró en la madrugada del 2 de septiembre de 1666, en tiempos en que las casas estaban construidas en madera.

Durante tres días, las llamas, avivadas por el viento imperante, se propagaron por la ciudad destruyendo a su paso la mayor parte del centro de la urbe.

Cuando el 6 de septiembre el fuego se extinguió por completo, más de cuatro quintas partes de Londres había quedado destruido.

A pesar de la envergadura de la catástrofe, solo 16 personas murieron durante el desastre aunque se estima que alrededor de 100.000 perdieron su hogar.