4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 24 de noviembre de 2016, 15:15

Una ONG denuncia el "peligroso" aumento de los matrimonios de niñas en América Latina

Panamá, 24 nov (EFE).- Los matrimonios forzados de niñas y adolescentes están aumentando "peligrosamente" en Latinoamérica y en el Caribe y, sin embargo, están disminuyendo en otros continentes con más tradición en ese tipo de uniones, como Asia y África, denunció hoy a Efe una especialista de Plan Internacional.

"Si la tendencia mundial es que el matrimonio está disminuyendo en Asia y África por las campañas de las distintas asociaciones y porque los Gobiernos están tomando cada vez más conciencia, en Latinoamérica la tendencia es que estas uniones están aumentando peligrosamente", afirmó la experta en género de la oenegé, Emma Puig.

Según la ONG, Nicaragua es el país de Latinoamérica con mayor prevalencia de matrimonios tempranos: el 41 % de las nicaragüenses se ha casado antes de los 18 años.

Le siguen muy de cerca República Dominicana con el 40 % de las mujeres, Honduras con el 39 %, Brasil con el 36 %, Guatemala con el 30 % y El Salvador con el 25 %, de acuerdo con las estadísticas de esta asociación, cuya sede latinoamericana se encuentra en Panamá.

Con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se celebra el próximo 25 de noviembre, Puig instó a los Gobiernos de la región a tomar conciencia del problema, a visibilizarlo y a elaborar políticas públicas para erradicarlo.

Aunque en los últimos años la mayor parte de los países de Latinoamérica ha elevado la edad mínima para contraer matrimonio hasta los 18 años, aún hay algunas islas del Caribe anglófono que permiten uniones con niñas de 12 años, explicó la activista.

O países como Guatemala, añadió, que solo autorizan el matrimonio a las mujeres mayores de 18 años pero hacen excepciones "en condiciones especiales" siempre y cuando la menor cuente con el permiso de sus padres.

"Queremos que se empiece a hablar de este tema, que se visibilice esta vulneración de los derechos de las niñas que encima conlleva una tortura implícita porque la mayor parte de los matrimonios en Latinoamérica ocurren porque una niña se queda embarazada tras una agresión sexual y la familia la obliga a casarse con su violador", indicó Puig.

Según la especialista, los casos están aumentando en la región precisamente por esa falta de sensibilización que tienen los mismos Gobiernos y por la dificultad de las menores para denunciar.

"Cuando un niña de 10 años es violada, las probabilidades de que denuncie a su agresor son muy pequeñas porque no tiene autonomía para hacerlo. Con 10 años, lo lógico es que tu familia te cuide y no que te abandone con tu agresor", sostuvo Puig.

En opinión de la experta, también está contribuyendo en la incidencia de matrimonios tempranos la poca valoración que se le da a las niñas, las estructuras patriarcales, la cultura violenta, la impunidad de la que gozan los violadores de menores y la existencia de prácticas culturales, en su mayoría indígenas, que perpetúan estas prácticas.

Los matrimonios tempranos, añadió la especialista, "son la condensación de todas las violencias de género: sexual, física, psicológica y doméstica" y son "casi el doble" en las zonas rurales que en las áreas urbanas.

Por lo general, las niñas más vulnerables son aquellas que vienen de familias pobres de procedencia indígena o afrodescendiente.

La ONU celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer cada 25 de noviembre desde 1999. La fecha fue elegida como conmemoración del brutal asesinato en 1960 de las tres hermanas Mirabal, activistas políticas de la República Dominicana, por orden del gobernante dominicano Rafael Trujillo (1930-1961).

María M.Mur