11 de diciembre
Domingo
Mayormente nublado
20°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
32°
Miércoles
Mayormente despejado
17°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 8 de septiembre de 2016, 01:00

Una nueva jornada de marchas en Venezuela logra escasa convocatoria

Los exiguos números distaban de la masiva "toma de Caracas", protesta que inundó las calles de la capital y donde la oposición buscó presionar al árbitro electoral para que dé una fecha por revocatorio.

REUTERS

LOS TEQUES - VENEZUELA

En una jornada marcada por la escasa asistencia, unos cuantos cientos de venezolanos marchaban ayer en los 23 estados del país, unos para exigir celeridad en el proceso para convocar a un referéndum revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro y otros, en apoyo al mandatario socialista.

Los exiguos números distaban de la masiva "toma de Caracas", una protesta que inundó la semana pasada las calles de la capital y con la que la oposición buscó presionar al árbitro electoral para que dé una fecha para la consulta revocatoria. La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) convocó a sus huestes a marchar a las sedes regionales del Consejo Nacional Electoral (CNE), acusándolo de dilatar el plebiscito ya que, si se realiza después del 10 de enero de 2017 y termina con la salida de Maduro, no se celebrarían nuevas elecciones y sería su vicepresidente el encargado de culminar el mandato hasta 2019.

El CNE dijo, sin embargo, que la recolección de firmas necesarias para convocar al revocatorio se daría a fines de octubre, lo que aleja la posibilidad de que la consulta se realice este año porque organizar el referéndum tomaría al menos tres meses.

"Lo que queremos es que el Gobierno y el CNE vean que la gente quiere un cambio ya", dijo Marcos Rodríguez, un operario de 30 años de edad, en la ciudad del Coro, ubicada en la costa occidental del país. "Esta es la forma de presionar, de forma pacífica que hemos visto que fue funcionando".

La jornada de protestas se realizaba en calma, aunque en Coro, unos cuantos opositores se enfrentaron con piedras y botellas a otros chavistas hasta que la Guardia Nacional los dispersó lanzando bombas lacrimógenas.

Los adversarios de Maduro, un ex chofer de autobús de 53 años, buscan acortar su mandato que culmina a principios del 2019 por considerarlo el principal responsable de la crisis que sufre el país, que está lidiando con la inflación más alta del mundo, recesión económica y escasez de alimentos y medicinas.

Sin embargo, Maduro, quien llegó a la presidencia en el 2013 tras la muerte de su antecesor Hugo Chávez, asegura que la crisis fue inducida por la oposición, que lleva a cabo una "guerra económica" con el fin de desbancarlo.