26 de marzo
Domingo
Tormentas
22°
29°
Lunes
Tormentas
21°
29°
Martes
Parcialmente nublado
22°
31°
Miércoles
Despejado
21°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
sábado 31 de diciembre de 2016, 01:00

Una cultura que llegó del otro lado del mundo

Los inmigrantes japoneses cumplen 80 años en el Paraguay. Un gran aporte en varios sentidos.

Entre los Protagonistas Destacados 2016, los periodistas de Última Hora seleccionaron a los herederos de la migración japonesa en el Paraguay, que cumplen 80 años desde que los pioneros llegaron al país.

Se ha buscado destacar el gran aporte de integración cultural que la colectividad nipona ha realizado en todo este tiempo.

La celebración de los 80 años se cumplió con un impresionante programa de actividades, permitiendo apreciar el avance que tuvo la laboriosidad de los japoneses en el Paraguay, que ya no se limita a la agricultura, sino que se ha extendido también a rubros de producción, el comercio y servicios, aportando al desarrollo del país.

Una de las actividades que más se destacaron fue la celebración en la Conmebol con la presencia de la princesa Mako, nieta del emperador Akihito de Japón, quien llegó en una visita oficial, donde además se vio el extraordinario nivel de organización, cubriendo los más mínimos detalles para recibir a más de 1.000 ciudadanos nikkei (de ascendencia japonesa) y mostrar el aporte nipón al Paraguay.

APORTE. Uno de los momentos más emotivos de las celebraciones fue la visita de la princesa Mako a la comunidad de La Colmena, a donde hace 80 años llegó el primer contingente de migrantes japoneses. La princesa pudo saludar a algunos de los pioneros que todavía viven. También visitó otras comunidades de migrantes, como Yguazú, en Alto Paraná.

El cierre de los festejos se realizó en el Jockey Club, donde recibieron a 20.000 personas (paraguayos y nikkei, sobre todo mucha gente joven), en un festival que fue una demostración de la cultura nipona, que desarrollan las diversas colectividades japonesas instaladas en diferentes puntos del Paraguay.

Como un detalle anecdótico, se pudo apreciar la gran organización que los inmigrantes japoneses demostraron para mantener libre de basuras el amplio predio utilizado, aun con la gran multitud congregada.