5 de diciembre
Lunes
Despejado
21°
34°
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 19 de julio de 2016, 02:53

Una ciudad de EEUU autoriza fusiles personales a los policías para "sentirse seguros"

Washington, 19 jul (EFE).- La Policía de Oklahoma City, la capital del estado de Oklahoma (EEUU), permitirá que sus agentes lleven sus fusiles personales al trabajo con el fin de que "se sientan seguros" después del asesinato de ocho uniformados en dos tiroteos.

El jefe del departamento, Bill Citty, anunció hoy esta medida que justificó por la falta de fusiles (hay unos 300 para 500 agentes) y por los cinco policías asesinados en Dallas (Texas) y tres en Baton Rouge (Luisiana).

"Con todo lo que está sucediendo, quiero que los agentes se sientan mejor. Quiero que se sientan seguros", dijo Citty en rueda de prensa.

La medida fue propuesta la semana pasada por un sindicato local pero rechazada por "alarmista" por Citty, quien aseguró que los fusiles son "apenas necesarios" en la Policía.

Hoy, "reconsideró" su decisión, dijo, después de lo sucedido en Baton Rouge este domingo, cuando tres agentes fueron abatidos por un exsoldado negro que creía que la violencia era la única vía para escapar de la "opresión" de la raza blanca.

En la actualidad, el Departamento de Policía de Oklahoma City tiene cerca de 210 fusiles para 500 agentes a la espera de que llegue una reciente adquisición de 85 unidades.

Pese a esa compra, unos 200 uniformados seguirán de momento sin fusiles reglamentarios, por lo que Citty dijo que la nueva medida estará en vigor hasta que el departamento pueda destinar una partida para comprar más armas.

"Con los recientes tiroteos en Dallas y Baton Rouge, la amenaza es real. He tomado la decisión de que cualquier agente sobre el terreno que quiera llevar un fusil pueda llevar ese fusil", añadió Citty.

Por su parte, el sargento mayor John George, representante sindical, se mostró confiado en que la medida permitirá a sus compañeros "estar mejor preparados para enfrentarse a situaciones violentas" como las de Texas y Luisiana.

George había advertido que, en el tiroteo de Dallas, "agentes con pistolas" tuvieron que combatir a "un tipo con un fusil de asalto", un hecho que "le revolvió el estómago y lo puso enfermo", aseguró.