6 de diciembre
Martes
Tormentas
22°
28°
Miércoles
Poco nublado con tormentas
24°
31°
Jueves
Tormentas
22°
28°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Especiales
sábado 30 de julio de 2016, 01:00

Una amistad que logró nacer de las llamas hace doce años, en el Ycuá

Él la ayudó a seguir con vida tras rescatarla de aquel siniestro ocurrido en agosto del 2004 en el supermercado Ycuá Bolaños, convirtiéndose en su héroe.

Era ya de tarde cuando la desesperación se apoderaba de la capital del país, los miles de carros de bomberos no daban abasto para apagar el voraz incendio que comenzó desde el mediodía en el supermercado Ycuá Bolaños, sobre la avenida Artigas, y donde cientos de personas estaban atrapadas pidiendo socorro, entre ellas Tatiana Judit Gabaglio Rodríguez.

En ese entonces era apenas una pequeña niña de 7 años de edad que trataba de escapar, pero una parte del cielo raso cayó sobre una de sus piernas y la dejó atrapada entre los escombros. Recuerda que veía cómo las personas en su entorno corrían, gritaban, se quemaban y morían.

Desde afuera, un gran grupo de bomberos y civiles trabajaban de manera incesante rescatando a personas y tratando de aplacar el fuego. Édgar Bogarín, de la agrupación de la Policía Nacional, era uno de ellos, quien entre sus tantas entradas y salidas del sitio encontró a Tatiana pidiendo auxilio.

Embed

"Íbamos y volvíamos trasladando a los heridos en distintos hospitales, después de entrar a rescatarlos, a las 1.30 le encuentro a Tatiana y sobre su piernita un enorme plástico se estaba derritiendo; como no podía separar de ella el objeto, así mismo la saque y la alzamos a la patrullera hasta el hospital Santa Bárbara. Lo que más pedía era tomar agua, por el calor, entonces le humedecí los labios con el agua porque podía dañarle la parte interna, porque habrá inhalado mucho humo", recuerda Bogarín como si fuese ayer ese fatídico día hace 12 años.

Tatiana, a su vez, expresa tener una profunda admiración hacia la persona que ayudó a darle continuidad a su estadía en este mundo. "Más que mi amigo, es como un padre para mí, desde el momento que me quitó del Ycuá Bolaños", destaca.

El suboficial y bombero afirma que solo con Tatiana mantiene el acercamiento desde ese día, ya que su caso fue el que más le llegó por tratarse de una criatura. "El lunes siguiente empecé a averiguar sobre ella y me dijeron que la trasladaron al sanatorio Adventista, me fui hasta ahí y su familia también estaba indagando para saber quién la rescató, cuando entré a verla rápido la reconocí", comenta emocionado.

A partir de allí nunca más perdieron el contacto, por lo menos por teléfono o las redes sociales, ya que por cuestiones de trabajo a ambos les queda corto el tiempo.

"Me ayudó a superarme en todos estos años, es parte de las personas que estuvieron a mi alrededor apoyándome y demostrándome que a pesar de todo se puede seguir adelante y romper obstáculos", explicó la sobreviviente, que hoy ya tiene 19 años.

La joven, quien como secuela fue amputada de una pierna, es muy proactiva; se desempeña como facilitadora judicial en la Corte Suprema de Justicia y es también bombera de la Tercera Compañía de Cuerpo de Bomberos Voluntarios, en honor y como forma de agradecimiento a la labor que realizaron los voluntarios, sobre todo su amigo y héroe, en aquel 1 de agosto.

"Si bien se aproxima una fecha bastante sensible, que se recuerda con dolor, es momento de decir que ya pasó, lamentablemente ocurrió, pero es conveniente también hablar de lo lindo que es para los sobrevivientes esta segunda oportunidad que tuvimos para continuar", finaliza Gabaglio.