8 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
27°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Especiales
sábado 30 de julio de 2016, 08:57

Una amistad fomentada gracias a las redes sociales

Daine y Lilian son amigas desde hace casi 20 años, pero a partir del 2012 la relación tuvo que reducirse a los contactos a través de redes sociales. Daine fue a vivir a Brasil y desde allí espera cada fin de año para volver a su tierra natal y visitar a los suyos.

Se conocieron cuando estaban en el bachillerato, ambas eran alumnas del Colegio Nacional Fernando de la Mora, de la ciudad del mismo nombre.

Daine Salum (34) nació en Paraguay y se crió en Fernando de la Mora hasta el 2012, cuando encontró el amor y decidió embarcarse en una aventura que la llevó hasta la ciudad brasileña Monte Alto, ubicada a 380 kilómetros de San Paulo.

Comentó a ULTIMAHORA.COM que se fue un 4 de enero y desde esa vez acostumbra venir a Paraguay una vez al año, generalmente para las fiestas de Navidad y Año Nuevo.

Salum es diseñadora gráfica y madre de una niña de 3 años. Comentó que aunque tenga algunos amigos en su nueva ciudad de residencia, extraña mucho a su familia y amigos de Paraguay.

"La vida lejos de tus seres queridos es muy difícil. Se extraña mucho y más todavía en fechas especiales en las que no podes compartir con ellos", relató.

Embed

Lilian Baruja (33), administradora y madre de dos niñas, dijo que en principio se negaba a que Daine viaje.

"No quise que se vaya, mucho le dije que no lo haga, pero ella estaba decidida. Gracias a las redes sociales y el Internet un solo día no dejamos de hablar", mencionó a ÚH.

Aseguró que no hay un solo día que no extrañe a su amiga, pero que tampoco pasa uno solo sin que se comuniquen.

Son constantes las fotos y audios en WhatsApp, los mensajes a través del Messenger del Facebook y los correos en Hotmail.

"La extrañé cuando se fue y la sigo extrañando mucho. Un solo día no dejamos de hablar, de lunes a lunes y cuando estoy sola, o sea, cuando mi marido viene tarde a casa hablamos durante horas. Ella me hace compañía", relató Baruja.

Embed

Las fernandinas coincidieron en que las redes sociales afianzan su amistad ya que de esa manera pueden contarse todo, como si se vieran siempre, pero sin el factor físico.

Risas, llantos, charlas del día a día, preocupaciones y crecimientos a nivel profesional y personal es lo que hace a estas redes sociales testigos del cariño entre ambas mujeres.

En momentos especiales

Como ambas formaron sus familias recientemente, también se acompañan en este proceso. Las hijas de Daine y Lilian se conocen gracias a la constante comunicación, videos, fotos y audios hacen que las pequeñas hoy también tengan una linda relación de amistad.

"Todos los día nos preocupamos una por la otra. Todos los días es un 'buen día, Mamita, cómo amaneciste'. Y si no se da a la mañana, ya de tardecita es 'qué tal tu día hoy'", dijo Lilian mientras anunció que estaba a punto de romper en llanto.

Como la paraguaya en Brasil es diseñadora gráfica, es la encargada de los detalles de cada cumpleaños de las hijas de Lilian.

Embed

Diseña todos los detalles personalizados de cada fiestita, desde las bolsitas para golosinas hasta los banderines y bolsas para sorpresitas. "Ella me diseña todo y me envía por correo, yo los imprimo acá", subrayó.

Algo que sí lamentó mucho la administradora fue no contar con la presencia de su amiga en su boda.

"Está siempre en cada momento de mi vida. Cuando me casé sí sentí muchísimo que no esté, no se dieron las posibilidades económicas, pero no pierdo la esperanza de yo sí estar en ese momento importante de su vida", mencionó.

La sorpresa

El año pasado, Daine informó que no podría venir a Paraguay por unos problemas que tenía con los documentos. Esto entristeció a Lilian de gran manera, pero lo que no esperaba fue que se trate de una confabulación entre su amiga y su esposo.

"Cuando me contó que no venía sentí tanto que me puse muy triste, porque yo le esperaba como cada fin de año y cuando la vi en mi casa de sorpresa lloré de la emoción", señaló.

Cuando Salum está en Paraguay aprovecha todo el tiempo posible con su amiga, pero como es de esperarse, cada despedida duele.

No obstante, estar en contacto diariamente aliviana la nostalgia que inicia con un nuevo año y ayuda a esperar la llegada de un próximo fin de año, donde los abrazos, los llantos, pero especialmente la alegría, traspasan la pantalla de un celular o una computadora para convertirse en algo real.