3 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
domingo 17 de julio de 2016, 01:00

Un viaje por la historia del Paraguay a través de una moneda

¿Sabe cuál es el tipo de cambio que se utilizaba en el Paraguay en la época anterior a la Independencia? ¿Le gustaría ver parte de los tesoros que robaron los aliados durante la Guerra contra la Triple Alianza o bien, conocer cuál fue el primer billete que circuló en el país?

Por Samuel Acosta

En TW: @acostasamu

El Museo de Numismática del Banco Central del Paraguay (BCP) abre sus puertas e invita en estas vacaciones de invierno a las familias, sin ningún costo, para que hagan una visita con un guía exclusivo que les contará las increíbles historias y personajes que hay detrás de las monedas y billetes.

Embed

El enorme edificio del BCP de por sí impresiona a quienes lo visitan por primera vez. Cinco años se tardó en terminar todo el complejo y aunque pasaron 32 años de su inauguración en 1982, perfectamente puede confundirse con los modernos edificios que se construyen hoy. En la planta baja está ubicado el Museo de Numismática.

Embed

"Hay muchas particularidades de la historia paraguaya que no están escritas. Datos que están dispersos y que nosotros, en esta visita guiada, tratamos de contarlas a la gente", dice Héber Insfrán, jefe de División del Museo del BCP, al iniciar el recorrido.

Embed

INTERCAMBIO. Los primeros valores se asignaron en Paraguay en los años 1500. Lo más barato era la yerba mate, el algodón y el tabaco. Un poco más caro costaba la sal, el azúcar y el lienzo. Lo más costoso eran el clavo de olor, comino, pimienta y canela. Pero a todos estos le superaba el huevo. "De aquella época viene la frase muy común de 'Me costó un huevo'. ¿Por qué?, porque yo debía dar muchas bolsas de yerba mate para tener un huevo; como casi no había gallinas ponedoras, quien las tuviera poseía algo cuyo valor de intercambio era muy grande", reveló.

Los primeros ensayos de monedas fueron las macuquinas. Palabra quechua que significa "pequeños metales que sobran en las minas", a los que con un cuño (sello) y un martillo se les aplicaban figuras y circulaban como las primeras monedas en los años 1700. "Estéticamente no eran muy buenas, entonces, los españoles nos enviaron a finales de aquel siglo los primeros modelos de monedas tipo maravedí", comentó.

PRIMERAS MONEDAS. El recorrido por el salón continúa a la par que aumenta la curiosidad sobre elementos extraños que se observan sobre una enorme mesa cubierta con un cristal que protege las reliquias. Son las monedas que circulaban en la época de los próceres de la patria, en los primeros años del 1800.

"Había una ley que decía que solo el 10% de las monedas se quedarían en América y lo restante iría a Europa. Las monedas de tamaño más grande viajaban al Viejo Mundo y las más pequeñas quedaban aquí", explica.

En 1844, cuando asumió como primer presidente constitucional del Paraguay don Carlos Antonio López, él pretendió darle modernidad no solo en infraestructura, sino también en el comercio. Paraguay fue el último país de la región en contar con un sistema propio de billetes y monedas. "El presidente (don Carlos) buscó que el dinero sea didáctico; 12 monedas de cobre valían una moneda de plata. En los billetes se dibujaban figuras. El tamaño de los billetes era mucho más grande a lo que hoy conocemos y, algo particular, el presidente firmaba de puño y letra cada uno de los billetes", relató.

Paraguay llegó a tener una moneda con el nombre de "real paraguayo", que se emitió desde 1845 y se mantuvo vigente hasta 1856 para pasar al peso; pero como no querían que se llame "peso paraguayo", similar al argentino, se decidió ponerle el nombre de "peso fuerte". En esa época, cabe recordar, había fuertes discrepancias con los vecinos y ese nombre también conllevó un trasfondo político. "Se quería mostrar que esto era más fuerte que el billete argentino", comentó.

En 1862, ya bajo el gobierno de Francisco Solano López, los billetes comenzaron a tener un tamaño menor. Un hecho muy particular es que durante los cinco años que duró la Guerra contra la Triple Alianza (1865-1870) no podían llegar monedas al Paraguay. Entonces, si alguien tenía una deuda por valor de 1 peso y contaba con una moneda de 2 pesos, lo que se hacía era partir ese metal por la mitad. A cada pedazo de moneda el Gobierno le asignaba un valor.

TAMAÑOS Y PERSONAJES. El valor de los billetes dependía del tamaño, cuanto más grandes eran valían más. Había personajes muy extraños en los primeros billetes de peso fuerte, como leones con alas, una fragata, mujeres casi desprovistas de ropa -que en 1880 era prácticamente imposible, pero aparecían-. "Hasta hoy no sabemos muy bien por qué le pusieron esas ilustraciones y recién en 1899 aparecieron personajes más cercanos como la chiperita, la quinta de los López, la Catedral, la esquina del Teatro Municipal, las ruinas de Humaitá y las siete caídas de los Saltos de Guairá, que desaparecieron por la represa de Itaipú y el Cabildo", contó.

En 1907 aparecieron los primeros billetes en colores. Pero lo más llamativo sucedería después, en la conflictiva década de 1910 a 1920, tiempo en que en el país se sucedían constantes cambios de gobierno por la inestabilidad política. En este tiempo aparecieron los denominados billetes resellados, es decir, podía ser un billete de cualquier país, pero tendría valor legal una vez que reciba un sello que ponía el Gobierno.

GUARANÍ. Eligio Ayala, quien primero fue ministro de Hacienda y luego presidente, tuvo gran preocupación por la economía y primero separó las deudas públicas de las deudas privadas. En 1939, una vez concluida la guerra con Bolivia, se solicitó la colaboración de un técnico de los EE.UU. y vino un belga que trabajaba para el Gobierno norteamericano, con cuyo asesoramiento se caminó hacia el nacimiento de la moneda guaraní, que se tiene actualmente desde 1943, pero ya bajo el gobierno de Higinio Morínigo.

Con sus 73 años de circulación, el guaraní es la moneda más antigua en circulación en Sudamérica.

JOYAS Y PLACAS. En la última parte de la visita se divisa una enorme placa metálica sobre la que aparecen como huellas las marcas del billete de 50.000 guaraníes de aquel recordado caso de la Serie C, que fueron robados en octubre del 2006.

La visita concluye con la muestra de joyas y alhajas de la Guerra Grande que se recuperaron en 1926. Las familias adineradas habían puesto en una caja de madera los artículos y utensilios que son de oro macizo, plata y hasta anillos con piedras preciosas, que en algunos casos su valor actual supera los 15 millones de dólares por lo extrañas y antiguas que son.

El ejército de Brasil había robado la caja de la propia Embajada de los Estados Unidos en Paraguay, donde estas familias lo habían escondido, y lo llamativo es que con ese mismo tesoro pagó su deuda externa.

APARECEN EN ESTA NOTA