10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 10 de agosto de 2016, 06:12

Un selfi olímpico, la victoria de la deportividad frente al conflicto coreano

Seúl, 10 ago (EFE).- Un selfi viral de dos gimnastas de Corea del Norte y del Sur en los Juegos de Río simboliza los numerosos contactos entre deportistas de ambos países que han decidido anteponer el espíritu olímpico a los enfrentamientos entre sus gobiernos.

La autofoto de la joven debutante surcoreana Lee Eun-ju con la veterana norcoreana Hong Un-jong, oro en Pekín 2008, tomada el pasado domingo en el descanso de unos entrenamientos ha dado la vuelta al mundo.

El éxito de la foto ha conseguido desviar los objetivos de las miles de cámaras que cubren los Juegos a cualquier intercambio de palabras, detalles o experiencias entre atletas de ambas Coreas.

Desde Río han llegado emotivas escenas, como una en la que dos tiradoras de Norte y Sur comparten un pedazo de pan durante un receso, u otra en la que integrantes de ambos equipos de halterofilia comparten unas risas tras el entrenamiento.

En otra imagen aún más inusual, levantadores de pesas de Corea del Norte se acercan a la sala de promoción de la firma surcoreana Samsung para observar a sus rivales del otro lado de la frontera usando las gafas de realidad virtual de última generación.

Algunos medios surcoreanos han destacado que en estos Juegos Olímpicos el ambiente es especialmente laxo, sobre todo en lo que concierne al equipo norcoreano.

"Llama la atención la actitud más suave y relajada de la delegación de Corea del Norte hacia los atletas del Sur en Río, en comparación con las formas más tensas y reservadas que mostraron en los anteriores Juegos" de Londres 2012, evaluó el diario Joongang en un editorial.

En todo caso, los contactos de estos días entre deportistas de ambos países, que contrastan con las amenazas que intercambian sus gobiernos prácticamente a diario, no son algo nuevo.

"Este tipo de encuentros casuales ya se han dado con anterioridad en otras competiciones deportivas internacionales", explica a Efe una representante del Ministerio de Unificación de Seúl.

Las dos Coreas llevan más de seis décadas en situación de enfrentamiento técnico y sus leyes de seguridad restringen al máximo los contactos entre ciudadanos de ambos lados, hasta el punto de que un diálogo no reportado a las autoridades o sin autorización previa puede conllevar desde multas hasta cárcel en el Sur.

Pero hay una excepción: los eventos deportivos internacionales, en los que los deportistas surcoreanos "no están sujetos a ningún tipo de control" a la hora de comunicarse con sus rivales del Norte, según la representante de Unificación, siempre que se trate de interacciones casuales en el marco de la competición.

Sí están obligados a informar a las autoridades de Seúl los altos representantes de la delegación surcoreana que hayan mantenido conversaciones sobre temas sensibles con sus homólogos del país vecino, e incluso atletas si han hablado de temas sensibles con norcoreanos fuera de las instalaciones deportivas.

Corea del Norte no ha hecho pública su postura al respecto, aunque es sabido que fuera de las competiciones somete a un estricto control a sus ciudadanos, a los que les está vetado salir del país o relacionarse libremente con extranjeros.

Los atletas de ambas Coreas compiten en los Juegos de Río con el objetivo de repetir los éxitos de Londres 2012, en los que el Sur quedó en quinto puesto con 13 oros, 8 platas y 7 bronces y el Norte en vigésimo con 4 oros y dos bronces.

El equipo surcoreano, fuerte en artes marciales, esgrima y tiro con arco, ya se ha asegurado en Brasil tres preseas doradas, mientras Corea del Norte, cuyas especialidades son la halterofilia y el judo, de momento, ha conseguido dos platas.

Atahualpa Amerise