11 de diciembre
Domingo
Mayormente nublado
20°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
32°
Miércoles
Mayormente despejado
17°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 3 de agosto de 2016, 08:54

Un pope ruso prepara nuevas proezas tras dar la vuelta al mundo en globo

Moscú, 3 ago (EFE).- El aventurero y sacerdote ortodoxo ruso Fiódor Kóniujov anunció hoy que prepara nuevas proezas tras dar la vuelta al mundo en globo en un peligroso periplo en el que batió varios récords mundiales.

"Los próximos planes son subir a la estratosfera y bajar a las profundidades marinas", dijo Kóniujov, de 64 años, en una rueda de prensa en la que narró algunos pormenores de su viaje en globo, que tuvo una duración de 11 días y 6 horas, la vuelta al mundo más rápida en ese medio de transporte.

Pero no solo consiguió esa marca, sino que también se convirtió en el primer piloto de globo que consigue dar la vuelta el mundo en el primer intento y el que más kilómetros, 35.000, recorrió en el viaje, que fue preparado durante dos años.

Además, el globo "Morton", de aire caliente y helio, se elevó hasta los 11.200 metros sobre el nivel del mar, altura récord para este tipo de aparatos.

"Nadie creía que fuera posible", dijo Kóniujov, quien admitió que no durmió y prácticamente no comió durante los días que duró el vuelo, que concluyó el pasado 23 de julio en Australia, a unos 160 kilómetros al este del lugar donde inició su singladura, durante la cual tuvo que soportar temperaturas de 50 grados bajo cero.

El viajero, que voló de oeste a este en el hemisferio sur, tuvo palabras de agradecimiento para los controladores aéreos de Australia, Chile, Argentina y otros países que sobrevoló.

"Les estoy muy agradecido. Desviaban Boeing para darme vía libre", dijo Kóniujov, quien señaló que cruzar Chile le llevó una hora, y Argentina, nueve.

Además de sus planes de volar a la estratosfera, hasta una altura de 25.000 metros sobre el nivel de mar, nunca antes alcanzada en aerostato, el sacerdote viajero trabaja en un proyecto para bajar a la fosa de Tonga, en el océano Pacífico, de 10.900 metros de profundidad.

"La más profunda es la fosa de las Marianas, pero está también la de Tonga, a la que nadie ha bajado. Ha habido un solo intento. Los estadounidenses sumergieron un aparato automático, pero lo perdieron", indicó.

Kóniujov anunció que su compañero de viaje a la profundidades del Pacífico será el vicepresidente de la Sociedad Geográfica de Rusia, Artur Chilingárov, un conocido investigador del Ártico y la Antártida.

Agregó que el batiscafo biplaza, de titanio, será fabricado en los astilleros de Severodvinsk, en el noroeste de Rusia, los mismos donde se construyen los submarinos para la Armada rusa.