22 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Viernes
Despejado
22°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 13 de abril de 2017, 01:00

Un islamista detenido tras el atentado a bus en Alemania

REUTERS

DÜSSELDORF - ALEMANIA

Las autoridades alemanas detuvieron ayer a un hombre sospechoso de tener vínculos islamistas tras el ataque contra el autobús que transportaba a los futbolistas del Borussia Dortmund, un hecho que la canciller Angela Merkel calificó de “despreciable”.

Merkel dijo estar muy afectada por el evento del martes, en el que tres explosiones sacudieron al bus del Dortmund que iba en camino a jugar contra el Mónaco por los cuartos de final de la Liga de Campeones. El defensor español Marc Bartra sufrió lesiones en un brazo y muñeca como consecuencia del ataque y el encuentro fue postergado para ayer, miércoles.

Autoridades locales dijeron que no estaba claro si el ataque había sido obra de una o más personas.

motivo religioso. La Fiscalía dijo que se habían usado trozos de metal en los dispositivos explosivos activados en el ataque. “El motivo preciso del ataque no está claro en este momento”, sostuvo en un comunicado.

En tanto, la portavoz Frauke Koehler informó que los investigadores habían hallado tres cartas cerca de la escena, todas con el mismo contenido que sugería un motivo religioso.

Sostuvo que las misivas hablaban del uso de aviones de reconocimiento en Siria desplegados por Alemania como parte de la campaña contra Estado Islámico. También pedían el cierre de la base estadounidense de Ramstein en el oeste del país.

“Todos estamos de acuerdo en que fue un acto despreciable”, dijo Merkel. “Todos quedamos consternados cuando nos enteramos del ataque contra el bus con los jugadores del Dortmund”, añadió, alabando a los seguidores del Dortmund que ofrecieron alojamiento a los aficionados del Mónaco tras el aplazamiento.

El ataque recordó lo ocurrido en París en noviembre de 2015, cuando extremistas atacaron bares, un teatro y los alrededores del Stade de France, donde las selecciones de fútbol de Francia y Alemania jugaban un amistoso.