5 de diciembre
Lunes
Despejado
21°
34°
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 7 de septiembre de 2016, 14:13

Un congreso celebra 100 años del primer viaje de Ortega y Gasset a Argentina

Buenos Aires, 7 sep (EFE).- Investigadores, académicos y estudiantes de varios países se reúnen desde hoy en un congreso en Buenos Aires para celebrar el centenario del primer viaje del ensayista español José Ortega y Gasset a Argentina y el vínculo que generó con la comunidad cultural del país austral.

El Congreso Internacional "Ortega y América. Centenario de su primer viaje a la Argentina 1916-2016", organizado por la Fundación Ortega y Gasset en el país suramericano y el Centro de Estudios Orteguianos de la Fundación José Ortega y Gasset-Gregorio Marañón, se aproximará a la vida y la obra del pensador, quien en julio de 1916 llegó por primera vez a la capital argentina.

Pese a que la invitación se produjo "casi por casualidad", había "mucha receptividad por parte de la población argentina, tanto de escucharlo como luego lo que le transmiten del interés por lo que ha contado" en sus conferencias, señaló en una entrevista con Efe el director del Centro de Estudios Orteguianos, Javier Zamora.

"Era valorado en España, pero era una valoración distinta, porque era más crítica, sobre todo políticamente", agrega antes de revelar que aunque "se le había prestado cierta atención", su filosofía "no había generado el debate" que generó en Argentina en ese momento.

El académico cree que en ese momento, los ciudadanos de Latinoamérica veían a España como un "viejo imperio, decadente, atrasado", donde predominaba la inquisición eclesiástica y una nobleza "que no quería modernizarse".

Sin embargo, a su juicio, la visita de Ortega y Gasset, quien murió en 1955 a los 72 años, "sirvió mucho" para cambiar esa imagen, generar un intercambio cultural y científico entre ambos países y ayudar a que los argentinos comenzaran a interactuar más con las comunidades de emigrantes, que desde ese momento se posicionaron mejor entre los "círculos de poder".

Con él coincide el presidente de la Fundación Ortega y Gasset en Argentina, Roberto Aras, quien asegura a Efe que hasta ese momento, lo español se veía como algo que "no alcanzaba" el valor europeo que tenía lo francés o lo inglés, pero el ensayista demostró que se podía emplear su lengua "de una manera excelente".

"Eso significó para muchas de las élites de ese momento de Buenos Aires el descubrimiento de un campo de expresión que antes no conocían", agrega.

Bajo su punto de vista, "la amistad" entre Ortega y Gasset y Argentina fue "un camino de ida y vuelta", ya que mientras que esta última recibió "la vanguardia del pensamiento filosófico europeo", el filósofo se llevó la idea de una España "americana", mucho más extendida, y se convirtió en un portavoz de las ideas y producciones culturales del país austral.

Ambos creen que este vínculo entre ambas comunidades académicas continúa vigente en la actualidad, algo que según Zamora, se demuestra con el diálogo "fructífero" y "rico" que se genera en Congresos como el que entre el 7 y el 9 de septiembre conmemora en Buenos Aires el trabajo del ensayista.

Además, durante los tres días se inaugurará una exposición sobre el ensayista y se descubrirá un busto suyo en el lujoso barrio de Recoleta, donde residió.

Durante la apertura del encuentro que tuvo lugar este miércoles, el embajador español en Buenos Aires, Estanislao de Grandes Pascual, habló sobre este emblemático viaje, que duró seis meses, y que fue seguido de otros dos, uno en 1928, y otro durante el exilio del filósofo, entre 1939 y 1942.

Para él, su visita no sólo influyó en la generación de lazos entre las comunidades intelectuales de ambos países, sino que marcó de forma "muy importante" la personalidad y el pensamiento de Ortega y Gasset.