10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Mayormente nublado
19°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 24 de septiembre de 2016, 08:58

Un cóndor andino rehabilitado en Buenos Aires será liberado con rito ancestral

Buenos Aires, 24 sep (EFE).- Un cóndor andino que lleva un año recuperándose en el Zoológico de Buenos Aires será liberado en Salta, en el noroeste de Argentina, donde una comunidad originaria realizará una ceremonia ancestral con la que velarán por su regreso a la naturaleza.

El ritual, propio de los pueblos indígenas del norte de Argentina, se realizará el próximo 4 de octubre formando un círculo con el que se pedirá por la conexión del cóndor con la naturaleza y por la armonía de todos los seres.

Se trata de un cóndor macho adulto cuyo nombre es Luracatao, que fue encontrado en la localidad salteña de la que adoptó su nombre hace un año con heridas de bala en el cuello y en la cabeza.

Su sangre estaba intoxicada por el plomo y no se garantizaba su supervivencia, pero el proceso de sanación al que fue sometido en el Zoo de Buenos Aires, ahora convertido en parque ecológico y conocido como Ecoparque, permitirá finalmente su liberación, englobada en el programa Conservación del Proyecto Cóndor Andino.

Cuando Luracatao sea libre, le monitorizarán para seguir mediante satélites la trayectoria de su vuelo y así conocer y estudiar sus costumbres en su ámbito natural, que abarca varios países de Sudamérica, por lo que toma relevancia la colaboración internacional.

El antiguo Zoológico de la capital argentina se ha convertido en los últimos tiempos en el hogar de cóndores andinos llegados de varios países de Sudamérica, y allí las aves carroñeras han tenido y tienen un espacio en el que convivir.

Es en ese lugar en el que los directores del Programa Cóndor Andino, Luis Jacome y Vanesa Astore, trabajan por su recuperación, que ya ha llevado a la puesta en libertad de siete cóndores en la provincia de Salta.

"La liberación estará acompañada de una campaña de concienciación en la que iremos a escuelas a explicar la importancia ecológica y cultural de los cóndores, así como la conservación de la fauna autóctona", indicó Jacome en declaraciones a Efe.

Asombradas por sus enormes alas, las comunidades originarias de Argentina consideraban a los cóndores animales sagrados.

Es por ese motivo que allá donde hay un asentamiento de cóndores los pueblos que habitaban los valles cercanos hicieron de los nidos lugares de culto.

Pero, con el paso del tiempo, las nuevas generaciones fueron olvidando las costumbres ancestrales y se abrieron paso por la naturaleza, destruyendo los lugares donde las aves fueron respetadas y cambiando sus ritos por ceremonias de caza furtiva.

"Recibimos unos 14 ejemplares de cóndor heridos por año, nos llegan llamadas desde toda Latinoamérica para avisarnos de que encontraron algún cóndor lastimado. Antes nos llamaba la policía del lugar, ahora llaman los propios vecinos, que nos contactan mediante la aplicación web 'SOS Cóndor' o las redes sociales", explica Astore.

La bióloga y especialista en estas aves rapaces confiesa que su pasión por estos animales le ha llevado a dedicar por completo su vida a procurar el bienestar de la especie, y coordina personalmente las redes sociales a las que se acude ante un caso de maltrato a cóndores.

"Estamos en un momento de cambio. Tenemos que tener claro que los zoológicos tienen una función equivocada y debemos cambiar esa visión de ir a visitar animales exhibidos", comenta Astore, para añadir que se necesitan espacios para el cuidado y la conservación de las especies, por lo que valoró la labor que realiza el Ecoparque.

El Gobierno de la ciudad anunció el cierre del Zoológico de Buenos Aires el pasado 23 de junio, y ahora está en proceso de convertirse en un parque con un fin educativo y que favorezca la conservación de especies.

De la misma manera, el Ecoparque mantiene un compromiso de trabajar por la recuperación y puesta en libertad de animales que formaban parte del Zoo, o que estaban heridos o habían sido rescatados del tráfico ilegal, con lo que ya han conseguido la liberación de en torno a 40 animales.