28 de septiembre
Miércoles
Despejado
16°
36°
Jueves
Parcialmente nublado
19°
35°
Viernes
Nublado
18°
31°
Sábado
Mayormente despejado
19°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 6 de septiembre de 2016, 01:24

Un ataque contra la sede de una ONG en Kabul causa un muerto y seis heridos

Kabul, 6 sep (EFE).- Las fuerzas de seguridad afganas tratan de detener un ataque insurgente lanzado anoche contra la sede de una organización no gubernamental en Kabul que aún continúa y ha causado un muerto y seis heridos, informó hoy a Efe una fuente oficial.

El portavoz del Ministerio del Interior afgano, Sediq Sediqi, dijo que "hasta ahora una persona ha muerto y seis han resultado heridas" en el ataque al edificio, que pertenece a la ong Pamlarana (Cuidar) y del que las fuerzas de seguridad han rescatado a una persona.

Según la fuente, las autoridades no conocen con precisión el número de atacantes aunque creen que se trata de dos individuos.

"La operación está aún en marcha" y todas las vías de seguridad al lugar están bloqueadas por los cuerpos de seguridad, señaló.

Según la página web de la ong, esta trabaja en asistencia humanitaria y en materia de educación básica especialmente para niñas, así como en la concienciación del empoderamiento de la mujer y el desarrollo rural.

Hasta el momento, ningún grupo insurgente ha reivindicado el ataque, que comenzó ayer alrededor de las 23.10 hora local (18.40 GMT), cuando un coche bomba explotó generando una gran onda expansiva en el área de Shar-e-Naw, cercana al Ministerio de Interior.

Esa zona está a unos cuatro kilómetros del lugar en el que horas antes se había producido otro atentado con dos explosiones que causó al menos 26 muertos, entre ellos, dos generales, un jefe de inteligencia y un comandante de la policía, y al menos 90 heridos.

Kabul volvió a ser objeto de ataques insurgentes menos de dos semanas después del asalto de un grupo de talibanes a la Universidad Americana que ocasionó 17 muertos y 40 heridos.

En julio, un ataque de miembros del Estado Islámico contra manifestantes de la minoría chií hazara acabó con la vida de 80 personas y dejó más de 200 heridas.

Los insurgentes han ganado terreno desde que la OTAN puso fin a su misión de combate en el país el 1 de enero de 2015 y, según datos de Washington, controlan ya desde finales del pasado año cerca de un tercio del territorio afgano.