9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 24 de agosto de 2016, 06:48

Ucrania celebra un cuarto de siglo de independencia inmersa en una guerra

Kiev, 24 ago (EFE).- Ucrania celebró hoy el 25 aniversario de su declaración de independencia con una parada militar en Kiev, reflejo de la guerra en el este del país que se ha cobrado cerca de 10.000 muertos y en la que Rusia es señalada como el gran enemigo.

"Al mirar hacia atrás, a los más de dos años de guerra, se puede afirmar con seguridad que el enemigo no ha conseguido ningún objetivo estratégico, no ha podido poner de rodillas a Ucrania", dijo el presidente ucraniano, Petró Poroshenko, en una alocución antes del inicio del desfile.

Según Poroshenko, en el conflicto armado en el este del país han muerto 2.504 soldados ucranianos, a los que calificó de "héroes que han sacrificado su vida el aras de un futuro de paz para Ucrania".

El mandatario señaló que cerca de 300.000 ucranianos han participado en los combates con los separatistas prorrusos y las tropas rusas en las regiones orientales ucranianas.

"Entre 2014 y 2016 desde los cantones de reclutamiento han marchado al frente casi 300.000 personas: primero, voluntarios; luego, movilizados y, ahora, soldados profesionales", indicó.

Poroshenko recalcó que este año la prioridad ha sido la creación de un ejército profesional y destacó que actualmente el 75 por ciento de sus efectivos sirven por contrato.

Aunque destacó que Ucrania es capaz de defenderse por sí misma, el presidente ucraniano reconoció que el país necesita de la ayuda de sus socios internacionales.

"Esta parada mostrará a nuestros socios internacionales que Ucrania es capaz de defenderse, pero necesita que la sigan apoyando. Nuestro enemigo es un país que ocupa la novena parte de la superficie terrestre y cuyo presupuesto militar es decenas y decenas de veces mayor que el nuestro", indicó Poroshenko en alusión a Rusia.

Agregó que el Acuerdo de Asociación con la Unión Europa comienza a dar frutos y "está compensado gradualmente las pérdidas colosales causadas por la guerra y la agresión económica que lleva a cabo Rusia".

"Moscú intenta ahogarnos con el cierre de su mercado y el bloqueo de nuestro tránsito hacia otros países", explicó.

Poroshenko saludó especialmente a los patriotas ucranianos que se encuentran en Crimea, anexionada por Rusia en marzo de 2014, y en la zonas ocupadas por los separatistas prorrusos en las regiones de Donetsk y Lugansk, en el este del país.

"Queridos míos, os amamos y recordamos, luchamos sin descanso por vuestro retorno a Ucrania. Y subrayo que lo hacemos con métodos político-diplomáticos", dijo.

Recalcó que es el Kremlin el que ve el territorio ucraniano como un "teatro de acciones de guerra, y a sus habitantes, como carne de cañón para satisfacer sus ambiciones imperiales".

"Desde el comienzo de la agresión rusa contra Ucrania, en febrero de 2014, los ucranianos se pronuncian cada día a favor de una Ucrania europea, unida, democrática", señaló

En la tribuna de honor, además de por el presidente de Polonia, Andrzej Duda, Poroshenko estuvo acompañado de tres expresidentes ucranianos: Leonid Kravchuk, Leonid Kuchma y Víktor Yúschenko.

El único exjefe de Estado ucraniano ausente fue Víktor Yanúkovich, derrocado el febrero de 2014 por una revuelta popular y actualmente refugiado en Rusia.

Pese la persistente llovizna que caía esta mañana sobre la capital ucraniana, miles de personas se congregaron junto a la avenida Kréschatik para presenciar la parada militar, en la que participaron más de 4.000 miembros de los diversos cuerpo armados del país.

Frente a la tribuna de honor desfilaron también efectivos de una brigada conjunta ucraniano-polaco-lituana que participa en misiones de paz, así como columnas acorazadas, piezas de artillería, sistemas de misiles y de defensa antiaérea.

Ucrania y Rusia viven una nueva escalada de tensión debido a las acusaciones del presidente ruso, Vladímir Putin, de que Kiev preparaba una campaña de atentados terroristas en Crimea.

En respuesta, Poroshenko puso en "máxima alerta de combate" a las tropas ucranianas en la frontera administrativa con la península y en la línea de separación de fuerzas del este de Ucrania.