8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Sábado
Mayormente nublado
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
jueves 4 de agosto de 2016, 01:00

Tú eres el Cristo

Hoy reflexionamos el evangelio de San Mateo 16, 13-23.

Al cabo de tanto tiempo, Jesús sigue siendo para muchos, que aún no tienen el don sobrenatural de la fe o viven apoltronados en la tibieza, una figura desdibujada, inconcreta. Como respondieron los Apóstoles a Jesús aquel día en Cesarea de Filipo, también nosotros podíamos decirle: unos dicen que fuiste un hombre de grandes ideales, otros... Verdaderamente, siguen siendo actuales las palabras del Bautista: En medio de vosotros está uno a quien no conocéis.

El papa Francisco, al respecto del evangelio de hoy dijo: “¿Cómo se conoce a Cristo? Ciertamente, él es mucho más de lo que puede aparecer en un libro o de los rumores digan por ahí. ¡Mucho más! Hay en él una riqueza que apenas puedo imaginar.

Conocerlo realmente es en el fondo un don del padre, algo que llega hasta el fondo del alma y que ilumina toda mi realidad. Pido, pues, en esta oración: Señor, enséñame quién es Jesús, quién es tu hijo.

Conocer a Cristo no es un fenómeno repentino, de la noche a la mañana. Así como en las madrugadas va saliendo el sol, poco a poco la luz y el calor lo inundan todo, pero todavía queda algo de oscuridad, algo así pasa con descubrir a Cristo.

Pedro tenía ya una idea de Jesús, pero poco después de su profesión de fe veo que no ha captado el mensaje completo. Su vida no estaba del todo conformada con el Señor…

“El Señor Jesús repite a cada uno de nosotros su pregunta: ‘Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?’. Una pregunta clara y directa, ante la cual no es posible huir o permanecer neutrales, ni postergar la respuesta o delegarla a otro. Pero en ello no hay nada de inquisitorio, es más, ¡está llena de amor!

El amor de nuestro único Maestro, que hoy nos llama a renovar la fe en él, reconociéndolo como hijo de Dios y Señor de nuestra vida.

Y el primero en ser llamado a renovar su profesión de fe es el Sucesor de Pedro, que tiene la responsabilidad de confirmar a los hermanos”.

(Frases extractadas del libro Hablar con Dios, de Francisco Fernández Carvajal).