23 de agosto
Jueves
Despejado
24°
36°
Viernes
Despejado
23°
34°
Sábado
Muy nublado
21°
35°
Domingo
Mayormente nublado
21°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 11 de febrero de 2017, 08:36

Tsipras rebaja las expectativas sobre una pronta finalización de la revisión del rescate

Atenas, 11 feb (EFE).- El primer ministro griego, Alexis Tsipras, rebajó hoy las expectativas de que la segunda evaluación del rescate pueda concluir en breve al pedir al Fondo Monetario Internacional (FMI) que corrija sus estimaciones "erróneas" antes de sentarse a negociar.

En un discurso ante el Comité Central de su partido, Syriza, Tsipras subrayó que si el FMI no revisa sus estimaciones, no puede haber una base común para que las negociaciones puedan continuar a nivel técnico.

Tsipras hizo estas declaraciones un día después de que el presidente del Eurogrupo, Jeroen Djissebloem, anunciara que en la reunión mantenida ayer en Bruselas entre las instituciones acreedoras y el ministro de Finanzas griego, Euclides Tsakalotos, se registró un avance sustancial que permitirá que se retomen las negociaciones la próxima semana.

El líder de Syriza aludió con ello al informe del FMI presentado esta semana, en el que pone en duda la capacidad de Grecia de generar los objetivos de superávit primario fijados en el tercer programa de rescate y en el que, según Atenas, no hace justicia a los progresos alcanzados hasta ahora.

Tsipras recordó que ya en el pasado el FMI erró en sus previsiones.

"Tenemos ante nosotros una evaluación de por sí difícil, pero que se hace más difícil por la disputa entre los acreedores", señaló el primer ministro y añadió que el FMI está haciendo "un juego" a espaldas de Grecia al no decir abiertamente que no piensa participar en el rescate por no enfrentarse con el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble.

"Debido a que no quieren echar la culpa al Ministerio de Finanzas alemán, están tratando de inventar nuevos requisitos para que Grecia sea la culpable del bloqueo y de lo que en mi opinión será su decisión de no financiar el programa", añadió.

Recalcó que Grecia no negociará nada que no forme parte del acuerdo firmado y se ajuste al acervo comunitario.

También pidió a Alemania que acabe con el juego de la Europa de las dos velocidades, algo que las fuerzas progresistas no permitirán, dijo.

"El que juega a una zona euro de dos velocidades, con escisiones o divisiones, está jugando con fuego. Estoy seguro de que su propio Gobierno no permitiría que los incendiarios jueguen con fósforos en un almacén de municiones", manifestó en relación a las recientes declaraciones de Schäuble sobre la posibilidad de una nueva eurozona para el caso de que gane la ultraderecha en Francia.

Tsipras pidió además a Merkel que frene las "continuas agresiones" de Schäuble contra Grecia al insinuar que los griegos "viven por encima de sus posibilidades".

Pese a frenar las expectativas de una rápida solución de las negociaciones para la segunda evaluación del rescate, el primer ministro no dejo lugar a dudas de que la revisión concluirá "con éxito" y sin que Grecia tenga que ceder en cuestiones de principio.

Tampoco quiso dudar de que los europeos finalmente aprobarán un mayor alivio de la deuda.

El discurso de Tsipras ante los suyos contrastó con la imagen optimista que ofreció ayer Dijsselbloem en Bruselas, al afirmar que hubo "un progreso sustancial" que colocó a las partes "cerca de un terreno común" para que la misión de la llamada cuadriga (Comisión Europea, Banco Central Europeo, Mecanismo Europeo de Estabilidad y FMI) pueda regresar a Atenas la próxima semana.

Ayer mismo, fuentes gubernamentales se habían manifestado algo menos optimistas al señalar que las posiciones del FMI siguen siendo las mismas.

Atenas busca llevar las negociaciones a un nivel político, pues considera que los cuadros técnicos no tienen potestad para reducir unas exigencias que el Gobierno griego rechaza.

En concreto se trata del planteamiento del FMI de que Grecia legisle de antemano una serie de medidas para el caso de que no logre el objetivo para el superávit primario (3,5 % del PIB) fijado en el programa de asistencia financiera.

Tsipras y Tsakalotos han subrayado repetidamente que en Grecia no está permitido legislar medidas para un escenario hipotético.