7 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 3 de agosto de 2016, 03:07

Trump responde a las críticas de Obama y califica su mandato de "desastre"

Washington, 3 ago (EFE).- El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, dijo hoy que el mandato de Barack Obama ha sido un "desastre" después de que el presidente estadounidense afirmase que "no está preparado" para ocupar el Despacho Oval e instase a los líderes de su partido a retirarle el apoyo.

"Creo que (Obama) ha sido un desastre. Ha sido débil, ha sido ineficaz. Estoy convencido de que yo sé mucho más de política exterior que él. Fíjate en Ucrania. Él habla de Ucrania y de lo duro que es con Rusia, mientras tanto ellos se tomaron Crimea", dijo Trump en una entrevista con la cadena Fox News.

El multimillonario neoyorquino también afirmó que Obama ha sido "el peor presidente, quizás el peor presidente de la historia del país".

Trump respondió así a las duras críticas expresadas horas antes por el propio Obama, quien alertó de que el magnate "desgraciadamente no está preparado" para ocupar el Despacho Oval.

Poco habituales por el tono, las palabras de Obama apuntaron directamente al "temperamento" y el "conocimiento" de Trump y, por extensión, a los líderes republicanos.

"Tiene que llegar un punto en el que se diga 'basta'", afirmó Obama, que alertó que, de no hacerlo, implica que todo el partido "apoya y valida" a Trump y sus posiciones.

El presidente dijo que no duda de la "sinceridad" de las críticas pronunciadas, entre otros, por los líderes republicanos en el Congreso, Paul Ryan y Mitch McConnell, pero apuntó que la pregunta es "por qué siguen apoyando" al magnate.

Trump se ha ganado en los últimos días las críticas de gran parte de la cúpula de su partido y de familias militares por enfrentarse a los Khan, cuya intervención de la semana pasada en la Convención Demócrata se convirtió en un símbolo del rechazo a sus propuestas antiinmigrantes y contra los musulmanes.