17 de agosto
Jueves
Parcialmente nublado
15°
28°
Viernes
Parcialmente nublado
18°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente despejado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
martes 18 de julio de 2017, 01:00

Tributarista sostiene que las retenciones de los salarios no son confiscatorias

La abogada tributarista Nora Ruoti sostuvo ayer que las retenciones de los salarios que se harán a los contribuyentes del impuesto a la renta personal (IRP) no tienen carácter confiscatorio.

Consideró como razonables los porcentajes de retención establecidos y la posibilidad de que el contribuyente que tuvo pérdida fiscal el año anterior, pueda pedir la suspensión en los descuentos.

“¿Es, como se dice, un despojo del salario y es inconstitucional? No, porque no es un despojo del salario ni una confiscación. Lo que se hace es adelantar el pago”, expresó.

Señaló que las retenciones son mecanismos de simplificación del pago de la renta personal y recordó que en la mayoría de las legislaciones internacionales están previstos los mecanismos de descuentos de salarios.

Recomendó a los agentes de retención iniciar los procesos de familiarización del sistema tributario para no tener inconvenientes a la hora de realizar los descuentos.

“Lo único que falta en la reglamentación, pero que la viceministra (Marta González Ayala) ya dijo, es que si se retiene de más o en exceso, me lo van a permitir utilizar para el pago de otros impuestos”, manifestó Ruoti.

Rechazo. Esta postura de la abogada tributarista sorprendió a propios y extraños, ya que había sido una de las principales críticas a los últimos cambios introducidos por la SET al régimen de la renta personal.

Ruoti había cuestionado duramente a la viceministra González Ayala por la limitación impuesta a las inversiones deducibles y manifestó que la nueva versión del formulario de liquidación era prácticamente una nueva ley del IRP.

También criticó que Tributación estaba violando el principio de capacidad contributiva del contribuyente, quien en un año puede gastar más de lo que ganó, pero igual deberá pagar el IRP.