8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
viernes 19 de agosto de 2016, 02:17

Tres pasaron, uno naufragó

Sol de América ganó en penales y se sumó a Luqueño y Cerro entre los clasificados de la Copa Sudamericana. Libertad decepcionó y es el único equipo paraguayo eliminado. En 2ª fase el premio asciende a USD 300.000 c/u.
En definición no apta para cardiacos, Sol de América superó a Wilstermann, a los 2.560 m de altura de Cochabamba, para anotarse en la segunda etapa de la Copa.
El Danzarín se plantó, puso carácter, temperamento y personalidad para superar los momentos adversos durante el partido e igualar el marcador (1 a 1). Luego fue más efectivo en los penales (5-4).
Sol basó su clasificación sobre un gran trabajo colectivo que tuvo como figura resaltante al arquero Agustín Silva, quien tapó dos pelotas de gol en el primer tiempo.
En el arranque del complemento el conjunto boliviano se adelantó en el marcador con el gol de Thomas Santos. Sol empató con el tanto de Isaac Díaz y tuvo la gran oportunidad de pasar al frente, pero Olivares, golero local, desvió un tiro penal del goleador Ernesto Álvarez.
En los minutos finales ambos buscaron el desequilibrio, con Sol de América más íntegro. En los tiros penales Álvarez volvió a fallar, pero Silva se vistió de héroe, tapó uno en crítico momento y encaminó el triunfo.

Libertad se fue por la puerta de atrás de la Copa Sudamericana al ser goleado por 3-0 ante el humilde Palestino, de Chile, que aprovechó los contragolpes para conseguir un resultado abultado.
Los dirigidos del Tiburón Torres no supieron cómo destrabar el juego cerrado que le propuso el equipo chileno, que cortó el circuito de creación en el mediocampo.
La clave fue aislar del juego a Cañete, Aquino y Lucena; este último fue el que pudo salir de la marca y darle algo más de juego al Gumarelo.
DESCALABRo. En el complemento el baldazo de agua fría fue tempranero. Ángel Martínez, en una jugada sin peligro, marcó en contra para destruir la ilusión. Desde ahí Libertad cedió todos los espacios y los chilenos aprovecharon para marcar los otros dos goles.