9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
27°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 14 de agosto de 2016, 16:48

Tres muertos y 7.000 rescatados por las fuertes inundaciones en Luisiana (EE.UU.)

Washington, 14 ago (EFE).- Las inundaciones "sin precedentes" registradas desde el viernes en Luisiana, en el sur de EE.UU., han dejado tres muertos y han obligado a rescatar a unas 7.000 personas de sus hogares y vehículos, informaron hoy las autoridades locales.

Las lluvias torrenciales, que también afectaron al vecino estado de Misisipi, amainaron hoy mientras las autoridades intensificaban sus esfuerzos de rescate de las autoridades, aunque la crecida del agua seguía siendo peligrosa en buena parte del estado.

"Se están rompiendo todos los récords" de inundaciones en el estado, dijo hoy en una conferencia de prensa el gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, al asegurar que no se puede prever la evolución del caudal en las inundaciones.

"Esto no ha terminado. El agua todavía va a subir en muchas áreas. No hay que bajar la guardia", agregó Edwards.

Según el gobernador, se ha rescatado a unas 7.000 personas y a unas 500 mascotas y más de 5.000 habitantes del estado tuvieron que pasar la última noche en refugios después de que se inundaran miles de viviendas.

Hasta ahora, las autoridades han confirmado tres muertes, una más que este sábado, y han dicho que una persona sigue desaparecida.

Entre los muertos están William Mayfield, de 68 años, que se ahogó cuando trataba de abandonar su casa en la localidad de Zachary; y un hombre no identificado cuya camioneta fue arrastrada por el agua desde la autopista en Saint Helena Parish, en el norte del estado.

Alrededor de 1.700 agentes de la Guardia Nacional seguían desplegados hoy en todo el estado para tareas de búsqueda y rescate de personas atrapadas en sus casas.

Algunos vehículos con gente dentro quedaron varados durante más de 24 horas este fin de semana en una carretera inundada, según explicó el superintendente de la policía estatal, el coronel Michael Edmonson.