29 de mayo
Miércoles
Lluvioso
19°
25°
Jueves
Lluvioso
17°
25°
Viernes
Cubierto
13°
24°
Sábado
Parcialmente nublado
10°
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
domingo 18 de diciembre de 2016, 01:00

Transmisión de costos

A nivel mundial, dos de las correas de transmisión de costos de país a país son el tipo de cambio y las tasas de interés. En el sistema internacional de vasos comunicantes, el efecto de contagio en el costo, proveniente de una variación en las tasas rectoras de interés de una economía dominante, es mucho más previsible en los días siguientes que el que puede preverse desde el tipo de cambio nominal de una divisa de referencia, sometido a tantos altibajos como las cotizaciones bursátiles. Esa concatenación de valores, inherentes a tipos de cambio y tasas de interés, puede ser leída en los textos básicos de economía así como observada en el día a día de las relaciones económicas internacionales. En la coyuntura actual, lo interesante es observar lo que en los últimos tiempos ha estado ocurriendo con la cotización del dólar norteamericano y con la tasa rectora de interés de ese gran país del norte, los EEUU.

ZONA DÓLAR. Ambas variables son importantes no solo porque se trata de la mayor potencia económica, tecnológica y militar del mundo sino también porque las economías al sur del río Bravo pertenecen a la “zona del dólar norteamericano”, una descripción acertada de los países que se encuentran a merced de esa primera potencia mundial. Cuanto más cercano se encuentra el país latinoamericano de los EEUU, es más fuerte esa influencia del Norte hacia el Sur, geográficamente hablando. Esto ocurre también, aunque la distancia geográfica sea mayor, cuando las relaciones económicas entre los Estados Unidos de América y los países del Sur son muy fuertes, tanto en términos de cuenta corriente (intercambio de bienes y algunos servicios, como transporte, seguros, turismo, remesas y otros) y financieros (capital de inversiones y de préstamos) de la Balanza de Pagos Internacionales. A mayor grado de integración económica, más fuertes las repercusiones de la divisa norteamericana y de la tasa rectora interés de ese país. En el contexto de las Américas, esta integración de los EEUU es mucho más fuerte con México, los países de América Central así como del Caribe, y viceversa, que con Sudamérica. Los sudamericanos están expuestos también a la Unión Europea y a la China continental.

COTIZACIONES DEL USD. Los altibajos del dólar norteamericano en las cotizaciones versus la moneda local de cada país latinoamericano suelen ser llamativos. Tienen que ver no solamente con hechos reales que están aconteciendo en esas economías, tales como inflación, desempleo, crecimiento del producto interno y vínculos financieros entre las partes. A veces el tipo de cambio del USD es sensible también a fenómenos sicosociales y a estados de ánimo de los agentes económicos intervinientes, al igual que las cotizaciones bursátiles. En ciertas ocasiones, las oscilaciones cambiarias tienen relación con meras proyecciones emocionales sobre el futuro cercano. No siempre es coherente lo real con lo sicológico o con los estados de ánimo y tampoco viceversa.

TASA RECTORA DE INTERÉS. La economía norteamericana está cada vez más fuerte. Para este año 2016, su tasa de desempleo de 4,6% está baja, la inflación llegará al 2% y el crecimiento al 1,9%. En ese contexto, la Banca Central Norteamericana, la Fed, ya había anunciado antes que iba a subir la tasa rectora de interés de ese país, que desde el 2008 ha sido mantenida en niveles cercanos a cero para reactivar su economía. La ha subido ahora en 0,25%, situándose en una franja del 0,50 a 0,75%, y prevé otros aumentos en 2017, lo que encarecerá los créditos internacionales en esa moneda. Eso repercute al instante en el costo de financiación de las economías de América Latina y el Caribe. Obviamente también en los países del Mercosur. Ese aumento en el costo financiero, proveniente del ajuste hacia arriba de la tasa rectora de interés, permanecerá estable en el futuro, mientras que la cotización del dólar, después de su errática alza de los últimos tiempos, bien podría posteriormente debilitarse de nuevo, tanto por hechos reales como imaginados.