8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
miércoles 27 de julio de 2016, 01:00

Tope arancelario: Facultades de UNA se ingenian para llegar a fin de año

Las doce unidades académicas de la Universidad Nacional de Asunción (UNA), incluyendo al Rectorado, están en plena reingeniería presupuestaria para “ver cómo llegar a fin de año”, reveló el rector de la UNA en alusión al duro golpe que les asestó la norma que regula los aranceles en concepto de legalizaciones, visados, expedición de certificados de estudios y diplomas en las instituciones educativas públicas.

“Realmente tenemos muchas dificultades financieras ahora; porque esta ley salió a mediados de año, cuando ya se han programado todas las actividades académicas y administrativas conforme al ingreso previsto. Estos aranceles vienen funcionando desde hace décadas”, expuso Bernal en una entrevista a ÚH.

Aclaró que la institución no está en contra de reducir los aranceles a los estudiantes. Lo que cuestionan “es que no existe la contrapartida” por parte del Gobierno para paliar los compromisos asumidos por las facultades de la UNA.

Es decir, “desde mañana se reducen los aranceles, nos miramos todos y de dónde vamos a sacar la plata para pagarles a ustedes”, grafica el escenario que se repite en oficinas de las distintas unidades académicas.

El rector aseguró que las carreras de Medicina, Ingeniería y Arquitectura, entre otras, se encuentran “casi acogotadas”, en vista de que ya cerraron compromisos contractuales con empresas para adquisición de insumos, equipos o mejoras edilicias, los cuales corren riesgo de rescindirse o de hacerse a medias, según contó.

Y lo que es más patético: Hay facultades que, dentro de su plan de caja con Fuente 10 (proveniente de Hacienda), no les alcanza para pagar siquiera un servicio básico de internet.

Es por eso que ese tipo de necesidades –lejos ya de ser lujo– se solventaban con Fuente 30, que son los recursos genuinos de cada institución.

“Hay muchos docentes auxiliares que cobran de Fuente 30 y que van a ser perjudicados”, advirtió Bernal.

Aumento. En medio del malabarismo por llegar bien parados a fin de año, Bernal indicó que solicitarán al Ministerio de Hacienda una ampliación de por lo menos 10% para el próximo entrante.

Esto supone unos G. 100.000 millones, incluyendo el presupuesto para Medicina y Clínicas. Estimó que la UNA dejará de percibir en el presente ciclo, al menos, G. 35.000 millones con el tope arancelario. Incluso, el desangre puede ser mayor el año próximo en caso de seguir vigente la mencionada normativa. “Nuestra escalera es descendente desde hace cinco años porque se viene recortando más o menos 5% por año el presupuesto de la UNA”, se quejó el rector, que igual confía en que la Corte Suprema haga lugar a la inconstitucionalidad presentada en contra de la Ley 5633.