23 de septiembre
Viernes
Parcialmente nublado con chubascos
17°
21°
Sábado
Chubascos
17°
25°
Domingo
Parcialmente nublado
21°
31°
Lunes
Parcialmente nublado
19°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
miércoles 15 de marzo de 2017, 02:00

Toman medidas extremas ante la falta de respuesta del MEC

Secundarios del colegio nacional San José de Limpio amenazan con retornar a clases en el colegio clausurado y padres toman el colegio Ignacio A. Pane de la capital, ambos en reclamo de refacciones. Son dos radicales posturas que tomaron a modo de protesta en los últimos días.

Los dos grupos denuncian también la pésima gestión del Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) al ubicarlos en locales alternativos y la falta de compromiso del ministro Enrique Riera para dar respuesta ante la crítica realidad que les afecta.

Bajo los árboles. Con manifestaciones, 1.100 alumnos que dan ahora clases bajo árboles en el cuartel de Ingeniería, advirtieron con retornar al colegio nacional San José de Limpio, cuya estructura puede desplomarse en un 75%.

Los jóvenes lamentan que la cartera educativa instaló carpas como alternativa, pero que no son aptas para los días de intenso calor. "Los del cuartel trabajan con sus máquinas y entre el ruido tenemos que tratar de dar clases, no hay condiciones", dijo Milena Ferreira, representante estudiantil.

El ministro Riera prometió hace 15 días el inicio de obras de refacción del San José, según expresaron los alumnos.

"El ministro habló conmigo, prometió que los trabajos iniciarían hace 15 días y acá estamos", agregó la secundaria Milena Ferreira.

El director de Infraestructura del Ministerio, Juan Fariña, comentó que preparan el adelanto de G. 184 millones para que la firma adjudicada se instale con sus obreros en el centro educativo limpeño.

Dijo que para hoy esperan concretar este proceso y dar así una respuesta al clamor de los jóvenes.

Ocupación. Un grupo de padres tomó el colegio Ignacio A. Pane del barrio Roberto L. Petit, indignados ante la falta de respuestas de parte de la entidad educativa.

A inicios de año, funcionarios del MEC clausuraron 15 aulas y trasladaron a los niños al predio de la parroquia San Pedro y San Pablo.

"Primero se mudaron a la iglesia los de primaria. Ahora se sumaron los de secundaria, estamos todos encimados", afirmó Marta Brizuela, madre de tres estudiantes.

Exigieron la limpieza y pintura de la escuela entre las acciones más prioritarias.

La medida de fuerza culminó en la tarde de ayer tras un acuerdo con la cartera.

La dirección general de Gestión de Riesgo del MEC aseguró que el lunes se iniciarán la pintura y limpieza del establecimiento. El director de Infraestructura, Juan Fariña, adelantó además que conversan con la Comuna capitalina para que se encargue de la reparación integral de la escuela.