26 de marzo
Domingo
Tormentas
22°
28°
Lunes
Tormentas
21°
28°
Martes
Parcialmente nublado
22°
31°
Miércoles
Mayormente despejado
21°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 24 de diciembre de 2016, 17:01

Todd Bowles dirige a los Jets tras una hospitalización y el equipo recibe paliza

Foxborough (Massachusetts, EE.UU.), 24 dic (EFE).- Los Jets de Nueva York recibieron buenas noticias al ver como su entrenador en jefe, Todd Bowles, dirigió al equipo en el partido que esta tarde disputaron y perdieron por paliza de 41-3 ante los Patriots de Nueva Inglaterra, tras superar problemas de salud que le obligaron a ser hospitalizado.

Los Jets anunciaron que Bowles recibió autorización médica y llegó al hotel del equipo el sábado por la mañana después de pasar casi todo el viernes en el hospital con lo que el equipo llamó una "enfermedad no revelada".

El entrenador en jefe de 53 años, sufrió un malestar el viernes por la mañana y lo trasladaron a un hospital en New Jersey, donde pasó toda la noche.

Mike Caldwell, el entrenador adjunto a Bowles, dirigió el entrenamiento y comentó durante el vuelo del viernes a Boston que estuviera preparado para ocupar el puesto de Bowles.

El entrenador en jefe de los Jets cumple su segunda temporada con el equipo de Nueva York, que tiene marca perdedora de 4-10 y está eliminado de la fase final.

Aunque los directivos del equipo tienen la intención de mantener a Bowles la próxima temporada, ha enfrentado críticas crecientes en las últimas semanas, y algunos fanáticos y comentaristas han reclamado su salida del puesto.

Bowles se jugará su futuro en el último partido de la temporada regular cuando se enfrenten a los Bills de Buffalo, equipo que dirige el exentrenador de los Jets, Rex Ryan, que también podría ser despedido de su puesto.

Además, con este último problema de salud ya son dos los que ha tenido Bowles desde que llegó a los Jets.

El pasado febrero tuvo que ser intervenido quirúrgicamente para extirparle un tumor benigno de la garganta descubierto inicialmente durante la temporada.

Del último incidente de salud nadie dentro del equipo ni el propio Bowles, hasta el momento, han querido comentar nada al respecto.