5 de diciembre
Lunes
Despejado
21°
34°
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 13 de julio de 2016, 06:02

Theresa May, un estilo ecléctico que confirma su determinación

Madrid, 13 jul (EFE).- Tras un firme apretón de manos con la reina Isabel II, Theresa May se convierte hoy en la primera ministra del Reino Unido, una mujer que ha perfilado un estilo ecléctico, que refleja su personalidad y aplomo, sin ceñirse a las últimas tendencias.

Desde 2010, momento en el que fue nombrada ministra del Interior, May ha bajado de peso y ha cambiado su corte de pelo sin perder su esencia y particular estilo clásico que a veces refresca con prendas más atrevidas como botas de mosquetero, vistosos zapatos o chaquetas con llamativos estampados.

Paulatinamente, ha pasado de la media melena al cabello corto, sin excesos, sin ocultar las canas, que "le aportan una imagen serena y experimentada", según ha explicado hoy a Efe Antoni Gutiérrez-Rubí, asesor de comunicación y consultor político.

Consciente de que su imagen va a ser tan analizada como sus decisiones políticas, "ha preferido mantener una imagen natural, una apuesta que denota una gran determinación en una sociedad mediatizada".

Guttierez-Rubí considera que Theresa May "es una mujer que se impone objetivos y normas, y se adapta si tiene que hacerlo, pero no está dispuesta a transformarse, lo que denota una gran seguridad".

Este consultor y asesor político describe a la primera ministra británica como "una mujer convincente, con una larga trayectoria política y mucha experiencia en varios ámbitos de la gestión. Sabe cómo enfrentarse a los elementos", dice, y añade que un político así es "muy conveniente hoy para los conservadores británicos".

La segunda mujer en la historia de este país en tomar el cargo, después de Margaret Thatcher, luce en sus apariciones públicas un estilo sobrio que ha ido cambiando con el tiempo, donde las chaquetas estampadas, con dibujos y cortes geométricos, durante su etapa como portavoz de los conservadores, han dado paso a tonos básicos, no exentos de vivacidad en patrones más clásicos.

Un estilo que tiene mucho que ver con su personalidad. "Es una mujer de carácter reservado y serio. Toma decisiones y las sabe comunicar. Deja poco espacio a la duda utilizando frases cortas y es evidente su gusto por el cumplimiento formal de las leyes", indica Gutiérrez-Rubí.

Advierte de que no le intimida la responsabilidad, "le gusta". "Es estricta y el rigor es importante para ella".

Chaquetas amplias, de varios bolsillos, en tonos rojos, verdes y los clásicos marinos, además de gris o chocolate forman parte de su fondo de armario, en el que las prendas han ido reduciendo su talla.

Las faldas justo a la rodilla o por encima son lo habitual, aunque combina los pantalones como uniforme de trabajo.

Durante los últimos meses, el calzado es el aspecto que más ha innovado en su vestuario. Su altura le permite utilizar bailarinas y calzado con poco tacón, aunque no renuncia a finos "stilletos". Estampados de tigre en diferentes tonos, con lazos o bien adornos con apliques de piedras de colores o tachuelas han sido habituales.

Como complementos, los collares de abalorios y bolas en distintos colores son una constante en su vestuario, siendo especialmente fiel a una gargantilla de generosas cuentas dorado que forma parte de su joyero desde hace años.

Inmaculada Tapia