30 de septiembre
Viernes
Tormentas
16°
25°
Sábado
Mayormente nublado
18°
31°
Domingo
Poco nublado con tormentas
18°
30°
Lunes
Chubascos
17°
25°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 19 de septiembre de 2016, 16:39

"The Lovers and The Despot", un secuestro de película en Corea del Norte

Los Ángeles (EE.UU.), 19 sep (EFE).- La paranoia de un régimen, una Corea del Norte hermética y el secuestro de dos estrellas del cine surcoreano dan forma a "The Lovers and The Despot", un documental sobre la rocambolesca historia del director Shin Sang-ok, la actriz Choi Eun-hee y el dictador norcoreano Kim Jong-il.

Dirigido por Robert Cannan y Ross Adam, "The Lovers and The Despot" bucea en las vidas de Choi Eun-hee y Shin San-ok, que además de pareja eran figuras del séptimo arte en su país, por lo que fueron secuestrados por la dictadura norcoreana en los años 70 para que impulsaran el cine nacional como herramienta de propaganda.

Hasta 17 películas rodaron y protagonizaron en Corea del Norte bajo el control de Kim Jong-il, un dictador fascinado con las posibilidades y el poder del cine, que los convirtió en sus artistas de cabecera.

Los filmes de Choi Eun-hee y Shin San-ok tuvieron cierto eco dentro del bloque comunista pero finalmente aprovecharon un viaje promocional a Viena en 1986 para escapar hallando refugio en la embajada estadounidense.

Tras su regreso a casa, crecieron las dudas en la sociedad surcoreana acerca de si su secuestro había sido real o solo un artificio, aunque los protagonistas siempre defendieron que habían permanecido en Corea del Norte contra su voluntad.

En una entrevista telefónica con Efe, el cineasta Robert Cannan afirmó que cuando él y su compañero Ross Adam supieron por primera vez del caso, les pareció "una de esas historias sorprendentes" que son tan buenas que extraña que nadie hubiera hecho una película antes.

Para explorar la posibilidad de hacer un documental, viajaron a Corea del Sur para conocer a la actriz Choi Eun-hee, la única de los tres protagonistas que continúa con vida.

"Nos llevó un tiempo construir una relación", dijo Cannan, quien destacó que a ella pareció gustarle el "acercamiento" con el que pretendían abordar el documental.

Una de las grandes revelaciones de "The Lovers and The Despot" es la existencia de grabaciones secretas de sonido, realizadas por la actriz, del dictador Kim Jong-il, un personaje tan oscuro e impenetrable como todo lo que suele rodear al régimen norcoreano.

Esas cintas dan algunas pistas sobre la peculiar y cercana relación, en ciertos momentos, que se estableció entre Kim Jong-il y el director Shin Sang-ok.

Según el realizador del documental Ross Adam, una de las cosas que más les atrajo del proyecto, como directores, fue la hipótesis de que un día llegara alguien, en este caso un dictador, y ofreciera todos los recursos posibles a disposición de un cineasta.

Para Adam es ahí cuando surgen los interrogantes: ¿Sufrió Shin Sang-ok del "síndrome de Estocolmo"? ¿Jugaba con el dictador para "poder escapar"? ¿O, simplemente, estaba "demasiado tentado" por poder rodar sus películas sin preocuparse por el coste o los medios?

"Ciertamente, los dos tenían una pasión compartida, una obsesión compartida: el cine", contrapuso Cannan, y el resultado de esa singular colaboración fue un conjunto de filmes que cantaban las bondades del régimen comunista y que pretendían lanzar al mundo la ideología de Pyongyang.

Los realizadores de "The Lovers and The Despot" afirmaron que trataron de mantenerse "escépticos" pero también con "la mente abierta" a la hora de confirmar el relato de Choi Eun-hee con otras fuentes, aunque subrayaron los detalles y lo específica que fue la actriz al recordar su vida en Corea del Norte.

"The Lovers and The Despot" llegará a los cines de Estados Unidos el 23 de septiembre.

David Villafranca