7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
30°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
miércoles 13 de julio de 2016, 01:00

Testimonios policiales son la base de la condena a campesinos

La versión fiscal se sostuvo principalmente en las declaraciones de policías. Dos de ellos identificaron a Rubén Villalba como el que disparó a Erven Lovera. Defensa cuestiona que no haya una sola prueba contundente.

La condena a los 11 campesinos por la matanza de Curuguaty tiene como base las declaraciones de los policías que intervinieron en el operativo en Marina Cué el 15 de junio del 2012.

Además de eso, el Ministerio Público armó la acusación apoyándose en las fotografías y videos tomados aquel día –en los que se identifica, según los investigadores, a algunos acusados y la posición en la que estaban los ocupantes– y la reconstrucción de los hechos, que se hizo exclusivamente con declaraciones de agentes policiales. El Ministerio Público también utilizó un informe técnico que detalló cómo se preparó la supuesta emboscada.

Embed

Dos testimonios claves para la Fiscalía son los del suboficial Freddy Toledo y el comisario Miguel Anoni. Toledo identificó, durante la reconstrucción, a Rubén Villalba como el que disparó al subcomisario Erven Lovera y desató la balacera. Anoni relató las supuestas amenazas proferidas por Villalba.

Por su parte, la defensa cuestiona que el mismo fiscal original del caso, Jalil Rachid, declaró, tras presentar la acusación, que era "imposible" determinar quién mató a quién y que sería irresponsable señalar a Rubén Villalba como el asesino del subcomisario Lovera. Sin embargo, los fiscales que tomaron el caso ya en el juicio oral –Nelson Ruiz, Liliana Alcaraz y Leonardi Guerrero– acusaron a Villalba por ese homicidio.

El presidente del Tribunal de Sentencia, Ramón Trinidad Zelaya, expresó que las tierras ocupadas son de la empresa Campos Morombi por una sentencia de usucapión. La defensa criticó esto al señalar que el litigio por las tierras continúa –el caso se tramita en el fuero civil– y que el Estado, a través de la Procuraduría y el Indert, reclama su titularidad. Para la Fiscalía, la invasión se perpetró desde el momento en que las tierras no están a nombre de los ocupantes.

APARECEN EN ESTA NOTA