10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 31 de julio de 2016, 01:00

Testimonio de paraguayo al Papa

El papa Francisco escuchó ayer durante la ceremonia de la vigilia de la Jornada Mundial de la Juventud que se celebra en Cracovia el testimonio de Rand Mittri, una chica de 26 años, que relató la terrible vida en Alepo, en Siria, “un país olvidado”, y la de un paraguayo de Asunción.

Rand, a quien se le quebró la voz por la emoción, comenzó explicando ante el pontífice que viene de “Alepo, en Siria, una ciudad totalmente destrozada, en ruinas y donde hemos perdido el significado de nuestras vidas. Estábamos en una ciudad olvidada”. La chica fue una de las tres jóvenes que hablaron ante el Papa en esta ceremonia en el Campus de la Misericordia, donde asistieron cientos de miles de jóvenes. Aunque afirmó que es muy duro explicar lo que está sucediendo en su país, relató cómo viven “rodeados por la muerte”.

adicto a las drogas. Otro de los testimonios lo dio Miguel, de 34 años, de Asunción, Paraguay, que tiene 11 hermanos y fue “el único con problemas de drogadicción”.

Se drogó desde los 11 años y estuvo en la cárcel 6 años por un grave delito, pero al salir de prisión un sacerdote amigo de la familia le invitó a conocer un lugar llamado “Fazenda de la Esperanza”, donde empezó a trabajar ayudando a otras personas. La primera joven que habló ante el Pontífice fue una chica polaca, redactora de una revista de moda, con una vida en la que se pasaba de una fiesta a otra, y que cambió de vida después de confesarse. efe