7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
24°
31°
Jueves
Tormentas
22°
28°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Muy nublado
20°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
miércoles 20 de julio de 2016, 01:00

Testigos contradicen partes del fallo de la matanza de Curuguaty

Varios testigos citados por los jueces para justificar la condena a Rubén Villalba y Luis Olmedo, por la matanza de Curuguaty, contradicen partes del fallo. Sus declaraciones figuran en la resolución y no dicen exactamente lo señalado por los magistrados.

La sentencia apunta que el testigo Nelson Zaracho, al declarar, con firmeza sostuvo que “Luis Olmedo Paredes realizó el segundo disparo en contra del comisario Lovera, momento en que el primer disparo que recibió lo había volteado, recibiendo las heridas también con escopeta, que portaba esta persona, señalándole con el dedo en la sala del juicio oral” (página 2.233).

Sin embargo, en su declaración, en la página 443, Zaracho dijo: “Después de todo eso que pasó, como dije, por el rasgo físico, era difícil porque tenían todo tapabocas, con caras pintadas la gran mayoría, criaturas y mujeres habían pocos, 6, 7 niños y señores”, acotó.

Añadió: “Cuando me acerqué al tejido, miré hacia el frente y estaba aparentemente ese señor y ese señor de campera negra, aparentemente era su fisonomía, eso lo que más o menos puedo recordar porque yo me acerqué y era la única oportunidad para mirarles” (sic).

En el juicio, identificó a Villalba y Olmedo, aunque al trascribir su declaración, el fallo no lo dice. No obstante, no refirió en su declaración que Olmedo disparó contra el subcomisario Erven Lovera.

OTROS. El comisario Miguel Anoni identificó por su fisonomía a Rubén Villalba, a quien conoció antes del hecho, pero no señaló que este haya disparado contra Lovera.

“Yo mirándole todavía al suboficial, escucho el primer disparo, y detrás del primer disparo las ráfagas de varias armas, disparos de varias armas, al girar la vista al frente, he visto que se caía el comisario Lovera, el que estaba a su lado, a los otros ya no pude divisar a los otros personales policiales”, dijo Anoni.

“He visto a la bandada, entre ellos, vi también a mujeres. Algunos corrieron. Otros como no entendiendo lo que ocurría. Inclusive criaturas en sus regazos. Ahí también yo recibí disparos, quedé herido, me caí al pastizal”, acotó.

“El día en que ocurrió, la mayoría ya estaban encapuchados. Desde lejos pude identificar bien por su fisonomía a Villalba. A él le he visto hacia el frente, ahí, y hacia la derecha de Lovera, lo que he visto, a él le identifiqué por su fisonomía que era muy característico en aquel entonces”, remarcó (página 162 del fallo).

Edmundo Thomen Olazar, otro de los citados por los jueces dijo: “El físico de aquel que empezó a disparar yo no vi, pero a su lado estaba Villalba, porque cuando a través de la prensa nosotros vimos su foto a través de los medios de prensa pero cuando eso era más gordo, con cabello largo, el trabajo de inteligencia ya tenía luego su foto, nosotros ya vimos su foto y por su rasgo físico yo le vi en ese grupo, a lado del que disparó”. Con ello, el testigo no dice que Villalba haya disparado, como refiere el fallo (página 262).

Otro testigo, Fredy René Toledo, apunta: “Me va a ser difícil identificarle plenamente porque estaban todos con tapabocas, pero por la fisionomía le parecía mucho al señor Rubén Villalba”.

Se le preguntó quién disparó y apuntó: “Imposible, según mi posición y el ruido del tiro que salía era de ese lado, difícil para saber, no vi de que arma salió la bala asesina” (páginas 185 y 186).