30 de abril
Domingo
Muy nublado
17°
25°
Lunes
Parcialmente nublado con chubascos
18°
24°
Martes
Mayormente despejado
19°
27°
Miércoles
Muy nublado
19°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Opinión
viernes 17 de febrero de 2017, 02:00

Terquedad

Wendy Marton – En TW: @WendyMarton
Por Wendy Marton

La Asociación de Empresarios Cristianos (ADEC) emitió un comunicado en el cual expresa su preocupación –y la de todos los que no están ocupados en la reelección– sobre cuatro temas que ocupan la agenda actual.

Si Horacio Cartes tuviera una buena asesoría y les hiciese caso a sus asesores, debería tomar nota de los reclamos y entender la necesidad de corregirlos ahora. O por lo menos tres de ellos si su objetivo real es la reelección.

Los cambios realizados al impuesto a la renta personal (IRP) quizá fueron correctos, pero mal realizados y sobre todo a destiempo. Lo que podría haber sido tomado a favor por los sectores que no están alcanzados por este tributo, terminó generando un rechazo de todos los sectores económicos debido a que los cambios se dispusieron casi al finalizar el año y tienen efecto sobre los gastos realizados el año pasado.

¿Qué grado de confiabilidad se puede tener en un gobierno que busca la reelección, pero que cambia las reglas de juego cuando se le antoja, sin pensar en las consecuencias sobre los aportantes del impuesto?

El silencio del presidente de la República sobre la falsificación de firmas a favor de la enmienda constitucional por la reelección a esta altura es lamentable. Solo superado por el bochornoso intento de hacer creer que se está gestando una conspiración de magnicidio en un grupo de Whatsapp y mover a todo el Ministerio Público para un montaje que parece de niños.

Cartes hubiese cortado de raíz las críticas y pedido disculpas por aquellos correligionarios colorados que provocaron este vergonzoso hecho.

El mensaje que deja el Gobierno es que la justicia sigue siendo para los poderosos, para aquellos que están bien con el gobierno de turno y que cae con todo el peso de la ley para los adversarios políticos.

En este periodo presidencial, tras el bajón económico provocado por la decisión de cortar los pagos estatales a todos los proyectos y obras ejecutados durante el gobierno de Federico Franco hasta tanto sean revisados, la economía inició un repunte lento. Los empresarios, si bien se mantienen cautos aún sobre lo que deparará este año político, tienen mejores expectativas de las que tenían el año pasado sobre el horizonte económico.

Hay aún muchos cambios impositivos que deben realizarse, pero para eso se necesita dialogar con los sectores afectados. Además, Cartes necesita entender que si sigue centrando su atención en la reelección, los temas importantes se le van a ir de las manos.

Falta poco para que comiencen las clases y las escuelas aún siguen en mal estado. La salud pública sigue en terapia intensiva y casos como el de Jennifer, que no puede conectarse a un corazón artificial porque se adeuda a la empresa proveedora de insumos, destrozan el alma.

Cartes necesita dejar de lado su terquedad, y hacer entender a su entorno que es vital para el crecimiento del país que el ambiente económico no se contamine con el político.