1 de marzo
Miércoles
Tormentas
21°
32°
Jueves
Mayormente nublado con tormentas
24°
33°
Viernes
Mayormente nublado con tormentas
24°
34°
Sábado
Tormentas
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 15 de octubre de 2016, 16:26

Templo que refugió a las víctimas de la explosión en 1996 en Puerto Rico reabre como museo

San Juan, 15 oct (EFE).- La Iglesia La Milagrosa, en el sector sanjuanero de Río Piedras y que en 1996 sirvió de refugio para víctimas de una explosión de gas que cobró la vida de 33 personas, reabrió hoy sus puertas como un museo de arte, como parte de un plan cultural impulsado por el municipio capitalino puertorriqueño.

Dirigida por la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, la reapertura de la parroquia católica que había estado cerrada durante los pasados siete años, proseguirá con la apertura de una escuela de bellas artes y residencias para personas de escasos recursos económicos, particularmente veteranos.

"No continúa siendo una iglesia, pero siempre será un templo que hay que respetar", afirmó Yulín Cruz durante la actividad, a la que también acudieron graduados del colegio que también incluía el templo católico.

Según Yulín Cruz, la instalación del museo ayudará a impulsar a Río Piedras, área con más de 300 años de historia cultural y social, pero que hace varias décadas enfrenta serios retos.

La crisis económica que golpea a esta zona de la capital y que hace más de una década fue uno de los principales centros del comercio urbano, pero que decayó con la llegada de grandes superficies como Sams y Costco.

La alcaldesa dijo que la primera fase de remodelación del edificio comenzó hace tres meses, y requirió una inversión de alrededor de 700.000 dólares de fondos ordinarios del Gobierno municipal.

La segunda etapa del proyecto de revitalización urbana debe estar lista en febrero próximo, y se realizaría a un costo similar.

Para el proyecto de viviendas, el Ayuntamiento gestiona una propuesta federal para de 6 millones de dólares para las obras.

Durante sus años de cierre, la iglesia La Milagrosa se convirtió en refugio de personas sin hogar y de adictos que rondaban el casco urbano.